Veinte es muy poco. Cuento corto de @Adosdelrio



Como llevaba noches enteras revolcándose en el camastro y durmiendo apenas escasos veinte minutos, el hombre decidió entonces acariciar el cuerpo de su esposa.
-Tal vez si nos arrejuntamos -pensó-, eso me ayude a dormir un poco más. Se acomodó, deslizó sus veinte dedos entre las raídas colchas y entonces, escuchó el susurro de Domitila:

Pecado sería no pecar. Poema de @GuzmanJoseVicen


Hace unos días, El Periódicko.com me encomendó la tarea de seleccionar un poema de José Vicente ...

Ese justo momento @NanaTejada


¿ C uándo le darás a tu vida ese instante en el que pueda perder un poco la voluntad y admita...

"Me rajé en chancuco": @RuthAbello



Nunca tuve buena relación con el "chancuco", la "copialina" el "machete", el "soplete" o como llamen en otras partes a la mágica forma de “ayudarse” en los exámenes o previas. 

En el mundo estudiantil siempre me resultó mejor ajustarme a la norma, aunque todos sabemos que impera la frase “Hecha la ley, hecha la trampa”. A mí me aterra el escarnio público al que se somete quien es agarrado con las manos en la masa. Así como en la fiesta a todos nos cae confeti, en épocas de estudiante a todos nos tocó ver o ser parte de la trampa aunque sea de manera tangencial. Yo también tuve mis encuentros y desencuentros con el chancuco.

El entusado. Cuento corto de @Adosdelrio


Caminaba desprevenidamente en una fría noche bogotana cuando de pronto vi a un tipo regordete que arrastraba una enorme bolsa negra. Pensé que era uno más de los desplazados del Bronx, de esos que ahora se ejercitan caminando las veinticuatro horas gracias a nuestro querido alcalde… pero deseché la idea. "Un tipo así de gordo no puede ser un indigente", me dije a mí mismo.

-¿Le puedo ayudar? -pregunté cuando me puse a su lado.

El tipo saltó como mordido por una serpiente, rodeó con sus brazos el enorme fardo y temblando de pavor me dijo:

-¡Por todos los santos y las santas, por los clavos de Cristo, por Jesús, María y José, por lo que más quiera, no me vaya a robar, esto es todo lo que me queda!

"Sí, pongámonos de acuerdo en lo esencial": @TizAbad


Seguramente miles de colombianos, igual que yo, nos preguntamos: ¿qué diablos es lo que nosotros tenemos dentro de nuestro ADN, o insertado en nuestro corazón o anidado en nuestras mentes, que nos dificulta tomar decisiones que a la larga nos beneficiarán a todos? ¿Cuál es la tara cultural que nos impide acabar la guerra y tomar partido por la paz? ¿Por qué no nos ponemos de acuerdo en lo esencial? ¿Sí o no?

El tema está candente ahora que se acerca el 2 de octubre, día en que acudiremos a las urnas (vaya cuestión curiosa: a decidir con un voto) si aceptamos o no el Acuerdo pactado en  La Habana para darle fin al conflicto armado con las Farc.

Respetar, el verbo básico. Por @RuthAbello


Si existiera un manual único para educar a los hijos, tal como en contabilidad existe el Plan Único de Cuentas (Puc), el oficio de madre sería fácil. Pero como desafortunadamente (o afortunadamente) no hay tal manual mágico, le toca a uno mismo descubrir e inventarse sus propia manera de criar a sus retoños.

El estilo de crianza que he desarrollado -casi sin darme cuenta- se basa en una premisa sagrada: "respeto a los demás".

En un país como Colombia, en el que parece ley de obligatorio cumplimiento estar divididos y polarizados, (que si sí y que no no), y donde el que piensa diferente es etiquetado como enemigo y descalificado intelectualmente por el sólo hecho de no pensar igual; en una tierra como la nuestra, en donde empoderamos ídolos más que líderes, en donde hay abrazos solo para los iguales y lapidación para los diferentes, el principio del "respeto a los demás" resulta estratégico, práctico, conveniente, constructivo, positivo, humanizante...

La enfermedad de la soberbia en el dedo índice. Por:@merv59


Les pregunto, amigos lectores: ¿Está bien que el debate sobre la paz se centre reiteradamente en el hecho de si las Farc ha pedido o no perdón a sus víctimas?

Permítanme y respondo: ¡Sí, por supuesto! Si queremos superar nuestro pasado de guerra, es necesario que las Farc lleven a cabo este gesto. ¡Ni más faltaba! Han sido muchos los desmanes y crímenes que a lo largo de estos cincuenta años esta organización ha cometido. Por eso se les debe exigir que le pidan perdón a las víctimas y, en general, a todo el país. 

Pero, también se debe tener en cuenta que un conflicto sucede entre dos partes -como dirían los abogados-, luego está mal que revisemos la historia de la violencia con un solo ojo (el derecho). 

Poco o casi nada se ha dicho de los desmanes cometidos por la clase dirigente de este país (los gobernantes, los políticos, la fuerza pública y los industriales), y que también a ellos hay que exigirles que nos pidan perdón a todos los colombianos.

Esto, queridos lectores, es lo que con este escrito quiero demandar, o mejor, exigir al cuadrado.

Carta a Kike


Hola, Kike:

Antes que nada, excúsame por no haberte respondido inmediatamente las notas que me enviaste la semana pasada en las que me cuentas tus proyectos. Razones de fuerza mayor me han impedido hacerlo. Estaba ayudándole a Alejandro a hacer un trasteo de urgencia.

Imagínate que lo sacaron intempestivamente de la oficina. El pobre se quedó sin trabajo, y lo que es peor, sin plata pa los mercados que repartía con el dinero de la oficina. Me tocó ayudarle a empacar una cantidad de imágenes del Sagrado Corazón, 14 crucifijos y 28 porcelanas representativas de la Virgen María. Tal parece que los Cielos decidieron darle la espalda al buen Alejo. Pero no soy nadie para criticar los designios del Supremo. Si el Arquitecto del Universo resolvió volverse castrochavista, es problema de Él.

Ahora sí, estimado Kike, paso a comentar las notas que me enviaste preguntándome mi opinión.

ILUSOS: ¡Despierten! Poema de @Adosdelrio


¿Cuál es el dios de los pobres y los tristes, 
de esos siempre maltratados por la vida, 
de los negros, de los indios, de los grises, 
de los que expiran buscando una salida?

¿Dónde está ese que nunca se aparece 
cuando el miedo penetra al desplazado 
o cuando un niño hambriento desfallece, 
sin encontrar en la basura algún bocado?