Arqueología del Amor en Colombia

El Periódicko
Estudiantes asistentes al Primer Conversatorio sobre Arqueología del Amor en Colombia.

Bienvenidos a esta charla sobre “Arqueología del Amor en Colombia”. Como lo saben, este conversatorio se realizará en el español antiguo de los siglos XX y XXI, versión histórica etiquetada bajo el código  S-K-305 de la Academia Interplanetaria de las Lenguas. De esta forma mataremos dos pájaros de un solo tiro: no sólo repasaremos las raíces de nuestro idioma, sino que nos adentraremos en un pedazo de nuestra escabrosa historia. Espero que entiendan todos los términos arcaicos  y la vieja sintaxis que emplearé. Resucitar el español que  hablaba Colombia en aquellas épocas es hoy tarea prioritaria para la ciencia, la cultura y, en particular,  para el Ministerio del Pasado.

Lamento informarles que este conversatorio no se efectuará por vía telepática, como estaba programado, sino que emplearé exclusivamente los métodos ancestrales de comunicación: la producción de sonidos gracias a la vibración de las cuerdas vocales.

Tengan en cuenta que si yo me expreso verbalmente, ustedes deben activar de manera permanente sus oídos naturales para que puedan captar mi voz. En otras palabras, deben poner técnicamente sus cerebros en “Modo: oído físico. Nivel: escuchar con atención”. Eso es clave.

Les ofrezco mis disculpas por el regreso a estos primitivos medios de comunicación, pero no hay otra alternativa. Hace poco se robaron los equipos telepáticos de esta universidad…. Ocurre que Colombia a veces regresa a las épocas de Culombia. Desde 2097, cuando terminaron de robarse el país y nos tocó volver a empezar de cero, no se veía un robo de este tipo.

Entremos en materia, jóvenes. El tiempo es agua. “Oro”, habrían dicho nuestros antepasados.

Hace mil quinientos años en Colombia era frecuente que los hombres formularan a sus novias una pregunta como esta: “¿Me das la pruebita de amor?”. Tras esta pregunta de seis términos se escondían mil cosas ordinarias. Y eso es precisamente lo que vamos a explicar en esta primera charla sobre “Arqueología del Amor en Colombia”.

En esta pregunta está condensado el más fiel retrato de aquella época, de su idiosincrasia, de sus valores y anti valores. Estamos hablando de un periodo que culmina hacia la primera mitad del siglo XX, o tal vez en la década de los setenta... en fin, no es fácil determinar los límites en la historia.

Analicemos, pues, el contenido de la pregunta clásica “¿Me das la pruebita de amor?”. Quisiera destacar varios aspectos.

Se decía así, en diminutivo, “pruebita”, para disimular el tamaño del favor que se pedía. Y claro, el favor era muy grande dadas las distancias que la sociedad imponía a hombres y mujeres entre sí. Entre ambos sexos existía un muro; y en la entrepiernas de las mujeres, un “candado mental”. Por eso mucha razón tienen quienes afirman que los cinturones de castidad no se acabaron en la denominada Edad Media…

Fijémonos en otro asunto: era lógico que en un país como la Colombia de aquellos tiempos se hablara de "prueba" de amor: eso era reflejo de la mentalidad leguleya que primaba en el país. Cuando cambió la mentalidad, cambió la pregunta. Más tarde, cuando en Colombia los ingenieros fueron mayoría, se dice que era frecuente que los hombres expresaran sus insinuaciones sexuales a las mujeres preguntándoles si querían conocer el cuadrado del número π.

Pero volvamos a nuestro cuento. Otra cosa digna de destacarse: la carga de la prueba -como dirían los abogados-, corría por cuenta exclusiva de la mujer. La mujer probaba su amor al hombre mediante un único hecho: el coito. El hombre, por su parte, no tenía que probar su amor. Bastaba simplemente con su palabra. La palabra del hombre valía; la de la mujer no era suficiente prueba. ¡Qué tal!

A los caballeros no se les ocurría que existiera otra forma de que las mujeres probaran su amor distinta a la consumación del acto carnal. A diferencia de hoy, el emómetro no existía. Como todos sabemos, con este aparato en un instante se puede conocer las verdaderas emociones y sentimientos de una persona. En aquellos tiempos, la única manera de hacer esta medición era “a puro ojo”, asunto bastante complicado y subjetivo.

Otra cosa curiosa: la pregunta sobre la pruebita de amor era únicamente formulada por el hombre y su destinataria, la mujer. Jamás a la inversa. Una frase sintetizaba esta filosofía, y de antemano les pido disculpas por la crudeza de la expresión: “El hombre propone y la mujer dispone (¡y lo pone!)” En aquellos tiempos las mujeres no proponían. El “proponedor sexual” de las mujeres se desarrolló posteriormente, en las postrimerías del siglo XX e inicios del XXI.

Durante casi todo el siglo XX se consideró que la vida sexual de las mujeres debía iniciarse y efectuarse exclusivamente dentro de la unión denominada matrimonio. Lo que suponía que las mujeres debían llegar señoritas a dicha unión institucional. Así púes, pedirle a la novia la “pruebita de amor” era una invitación a violar las normas sociales que regulaban el momento y el tiempo en que era legítimo para una pareja iniciar su vida íntima. Si la mujer se negaba, quedaba “demostrado” que no amaba a su pretendiente. Todo un chantaje emocional. Por supuesto, fueron muchísimas las mujeres que no cayeron en esta trampa. Algunos historiadores afirman que fueron ellas precisamente quienes inventaron el gesto hecho con las manos que popularmente se denomina "pistola".

Muchas veces los hombres, para conseguir el contacto sexual, acudían a promesas falsas. Algo así como “Si me das la prueba hoy, te juro que mañana me caso contigo”. Para frenar esto se creó el delito de estupro.

-Perdón, profesor…

-¿Desea usted formular una pregunta, jovencita?

- Sí señor, gracias. ¿Qué significado tenía la palabra “señorita”?

- Interesante pregunta. En primer lugar aclaremos que este no era un término en diminutivo como uno podría creer. Una señorita no era una señora de baja estatura o cosa por el estilo. Una señorita era una joven mujer que no estaba casada, y que por tanto no había iniciado aún su vida sexual. Una mujer virgen.

-¿Cómo sabían esto las demás personas? ¿Acaso cada mujer portaba una tarjeta inteligente o un chip, en donde se indicara sobre estos asuntos?

-No, por supuesto que no. Toda mujer, desde los 14 o 15 años hasta el momento de contraer matrimonio, se presumía señorita.

-¿Y si nunca se casaba?

-Moría con el título de señorita. Sin embargo, a cierta edad el título se trocaba en “solterona”. Es decir, sola y sin testosterona.

- Permítame otra pregunta, profesor.

- Por supuesto, dígame…

- Usted habló del delito de estupro. ¿En qué consistía ese delito?

-El código penal de aquella época establecía que quien mediante engaño obtuviera acceso carnal con personas mayor de 14 años y menor de 18, incurría en prisión de uno a cinco años. La norma quedó desueta y fue eliminada de la legislación. En algún momento de la historia se tornó imposible engañar en esa materia a los menores de ese rango de edad. Fueron los primeros frutos de la educación sexual.

Bien, sigamos con la historia. Con el paso del tiempo, el país y sus costumbres cambiaron. En la segunda mitad de siglo XX se produjo una revolución. La pregunta aquella de “¿me das la pruebita de amor?” se modificó, se acortó. Se redujo a un escueto: “¿Me lo das, gordita? ¿Me lo das, negrita?

Había nacido otro país. Las relaciones hombre-mujer habían cambiado. Ya no se trataba de pedir una prueba. Sin embargo seguía siendo una pregunta eminentemente masculina. Y un sí de parte de la niña, no desembocaba necesariamente en matrimonio. Ni un sí, significaba siempre amor. Tal vez los orígenes del sexo lúdico se remonten a esa época…

Bien, jóvenes, el tiempo se nos ha acabado. Lamento tener que concluir esta charla aquí. Me imagino que ustedes –igual que yo- deben estar agotados después de este ejercicio de comunicación oral-auditivo, empleando el español de mil quinientos años atrás. Mil gracias.

13 comentarios :

  1. Yo considero que la manera como relatas el texto dice toda la verdad los hombres buscan su pruebita de amor como sea y las mujeres se sentían muy mal en esa época sabiendo que en la actualidad no es una decisión solo de la mujer sino de la pareja; ademas si el hombre estaba con la mujer no tenia porque presionarla sino por el contrario esperar el momento preciso.

    ResponderEliminar
  2. Bueno en cuanto a el texto se relata de una manera muy fácil de entender cómo era la relación de pareja y su tan afamada "pruebita" siendo esta una chantaje emocional bastante egoísta, donde de algún modo solo el hombre salía ganando ya que su reputación no quedada en tela de juicio.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  4. La famosa y machista frase " la pruebita de amor" creada por un genio completo, y no digo genio en el sentido morboso, sino mas bien porque es una frase muy bien pensada, primero es una frase leeeendaa porque eso si suena leeeenda la frase, es una frase comprometedora, si me amas me lo das, pero la mas ingenioso de la frase es que si la mujer no accede a "la pruebita" el hombre queda como la victima; todo un genio el inventor de la frase, un hablador aprovechado y ninfomaniaco(como la mayoria de nosotros aja) pero un genio a fin de cuentas.
    Algo que me parece interesante es el delito de estupro, no tenia ni idea de que existia y mucho menos que fue eliminado siendo tan necesario, pero bueno los tiempos cambian y hoy en dia las mujeres son las que lo obligan a uno a darselo(jajajajajajajaja) y lastimosamente el sexo ha perdido el valor emocional que deberia tener, nada raro que en un futuro las personas tengan sexo con cualquier persona, animal o cosa antes de saluduarlo y saber quien es.

    ResponderEliminar
  5. Basándome en mis previas investigaciones a inicios del siglo XXI, más específicamente entre el 2007 y el 2013, los hombres cambiaron su forma de contestar su famosa incógnita ¿me das la pruebita de amor?, gracias a un grupo de hombres innovadores que decidieron cambiar sus método de proposición, quienes se las ingeniaron para crear canciones y comercializarla para que todas la mujeres ingenuas pudieran escuchar sus letras que seducían las mentes y el oído femenino tanto así que ellas se disponían sin presiones a ofrecer su flor, a este método de proposición, se le llamó reggeton. Tuvo bastante éxito pues los indices de promiscuidad ascendió bastante. Así la pruebita de amor se convirtió en un tema de gran interés en la comunidad femenina les ayudo de a pocos a perder todo tipo de tabús, prejuicios y pudores.

    ResponderEliminar
  6. En la actualidad todavía recurren a ciertas artimañas para poder obtener lo que quieren. Pero considero que no hace falta de eso para demostrar amor si es necesario pero no lo es todo y apoyo a las mujeres que si el hombre quiere esa pruebita y ellas no se lo dan ellos optan por irse y esa si sería una verdadera pruebita para ellos demostrar que si te quieren o solo te quieren para eso.

    ResponderEliminar
  7. Me gusto mucho la forma en que manejaste este tema y me pareció muy curioso ver nuestro ahora desde un futuro tan lejano, algo innovador e interesante, en cuanto a la pruebita de amor es algo que le pasa a todo el mundo desde el más inteligente hasta a él más tontico, el amor y la prueba del mismo, debería ser algo que valla más halla del sexo, se que es algo importante pero no es lo más importante, hay otras maneras de poner a prueba el amor y que nos permiten demostrarle a la persona que se ama lo importante que es para uno.

    ResponderEliminar
  8. No quiero ser anticuada pero me parece que si esa tradición de "no dárselo" a un hombre, no habría tanta niña embarazada e inexperta ... y tantos hombre irresponsables que no les importa dejar hijos a la suerte. Bueno pero eso es algo que no todo mundo lo entiende. Mas que ser anticuados seamos responsables con nuestro actos y sus consecuencias.

    ResponderEliminar
  9. No se trata de hacer las cosas como antes sino de hacerlas con responsabilidad. La tradición ya se perdió recuperarla seria imposible, pero si podemos evitar lo que inicialmente querían nuestros antepasados, traer al mundo niños indefensos a sufrir las consecuencias de nuestros actos irresponsables.

    ResponderEliminar
  10. No se trata de hacer las cosas como antes sino de hacerlas con responsabilidad. La tradición ya se perdió recuperarla seria imposible, pero si podemos evitar lo que inicialmente querían nuestros antepasados, traer al mundo niños indefensos a sufrir las consecuencias de nuestros actos irresponsables.

    ResponderEliminar
  11. Aunque la posición machista que tiene respecto a la pregunta formulada por el hombre, para mi es bastante lógico destacar que. Como mas era posible para el hombre el hecho de poder tener relaciones sexuales sin necesidad de compromiso?, siendo que para la época en que el autor nos intenta trasladar era imposible para el hombre y obviamente las mentiras eran el único medio para poder acceder al sexo y que el hombre mirándolo desde épocas primitivas sea destacado durante toda la historia como el ser que necesita suplir sus necesidades sexuales mas rápidamente que la mujer, la verdad es que esa posición que en el artículo se toma diciendo que el hombre es aquel que propone y la mujer dispone es algo errático, por que como hombre esa prueba de amor no es más que suplir una necesidad sea la época que sea, y aunque suene machista, para las mujeres también el sexo es solo algo que ha tomado libertad y como ahora la mujer no ha sido juzgada respecto a hace unos años ella puede mostrar de manera más liberal sus deseos a no comprometerse en una relación y simplemente experimentar algo que le permita frenar sus deseos sexuales sin dejar de ser una señorita.
    Muy buen artículo la verdad nos permite ver como el machismo de cierto modo está siendo superado…

    ResponderEliminar
  12. Es curioso ver como una posible futura generación tendrían una clase clase de historia Sobre la llamada "Pruebita de amor" ¿Que podría pasar por la mente de aquellos alumnos en el momento en el que su maestro les relata dicha historia?, eso depende de la perspectiva moral que le imaginemos nosotros a esa futura generación.Una generación con una mente abierta que consideraba esa "pruebita" como algo anticuado, pues el sexo se podía dar desde la primera cita, o una donde prima el feminismo y "pedirlo" ya sea enteramente una cuestión del nuevo sexo dominante.Resulta algo gracioso como ver como aquellas conjeturas se aproximan a nuestra realidad.

    ResponderEliminar
  13. La "prubita de amor" fuen creada por una persona alejada de los sentimientos y del verdadero sentir de hacercase a amar y respetar una mujer...
    Lo mjor es no utilizarla no la frase aunque tambien si no a la mujer porque a ella se le debe es amar y ser incondicional....

    ResponderEliminar