La boda del siglo

El Periódicko
Foto: Humberto Ortiz, @graffitiborrao
En la tarde del domingo 28 de abril, en la ciudad de Barranquilla, contrajeron solemne matrimonio religioso don Alejandro Toro Ordóñez y doña Ana Roberta Vaca Gerlein.

El matrimonio de la pareja ha sido considerado como la "boda del siglo" toda vez que con esta unión se rescató una vieja tradición de la sociedad colombiana que estaba a punto de perderse en el baúl de los recuerdos: el matrimonio desigual, en oposición al matrimonio igualitario.

Don Alejandro tiene 67 abriles. Doña Ana Roberta, bordea los 80. Él es persona de mentalidad retardataria; ella, de mente retardada, que es cosa algo distinta. Don Alejandro se apellida Toro y como tal se comporta en la calle, en la casa, en el potrero y en la cama. Por su parte, doña Ana Roberta es de apellido Vaca, y como tal se comporta en la calle, en la casa, en el establo y en la cama. "Pero en la cama, me porto como una vaca muerta. Eso tiene la ventaja de garantizar que las relaciones no sean recreativas", aclara doña Ana.

La pareja pasará su luna de miel en Toca, una romántica población a 25 kilómetros de Tunja, cuyo nombre invita al ejercicio del tacto y los sentidos (y también evoca el ejercicio de las obligaciones aburridas). "Hemos tomado todas las medidas del caso para que nuestras relaciones sean puramente sacramentales y cero excrementales", manifestó el novio. "Mi marido y yo usaremos de manera permanente pañales Tena y crema Cero", explicó la novia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario