¿El Alcalde mocho?

Escoliósis: la columna de Giovanni Ochoa

Cuando llegué a mi casa y vi a mi abuelita, frente al computador y con los ojos anegados en llanto, me preocupé. “Mijo, léame por favor ¿qué le hicieron a mi alcalde?”, me dijo.

Al principio pensé que el burgomaestre captialino había sufrido un accidente, o que había sido víctima de un atentado, pero no. Afortunadamente no. La causa de la inquietud de mi abuelita fue un artículo de la revista Semana, publicado el jueves 23 de mayo, que titulaba: "Se salvó la 'mano derecha' de Petro".

El Periódicko
Foto: @graffitiborrao
De ahí la angustia de la venerable anciana, aquejada de una aguda presbicia, que apenas le deja leer los titulares. Ella dice que lo de la presbicia debe ser un castigo divino porque cuando era joven le escribió una carta de amor a un presbítero.

Empecé a leerle la noticia a mi abuelita y el segundo renglón la preocupó todavía más: “La Procuraduría absolvió a Guillermo Jaramillo, investigado por la posesión de una funcionaria”.

-¿Cómo así, mijo? ¿Es que ese doctor Jaramillo tiene poderes demoníacos para andar poseyendo a la gente? ¿O fue que la poseyó carnalmente?

-No, abue. Se refiere a que posesionó a una funcionaria en un hospital y estaban investigando si había sido ilegal ese acto, pero concluyeron que no. Que todo se ajustó a la ley.

-¿Y por qué le dio la absolución ese señor? ¿Porque es el pro-cura-dor?

- A ver, abue. Lo que quiere decir es que quedó absuelto, porque se demostró que es absolutamente inocente. Además no fue el procurador Ordóñez, sino el procurador distrital Fabio Becerra quien absolvió al doctor Jaramillo.

-Ya decía yo, mijo. Si hubiera sido Ordóñez, no solo le cortaban la manito derecha a mi alcalde sino que lo quemaban vivo, como en los tiempos del inquisidor Tor-quemada. A ese señor lo que no le huela a incienso le huele a azufre.

-Lo de la mano derecha se dice porque Jaramillo ha sido un funcionario muy importante en la administración de Petro, primero como secretario de Salud, y ahora como secretario de Gobierno. Y en lo del azufre tiene toda la razón, abuelita.

-¿Mijo, se imagina? Si le cortaran la mano a mi alcalde tendríamos dos Petros mochos: el Burro y el alcalde, ji ji ji.

-Abuelita, coja juicio, ¿sí?

@Virtual8a

No hay comentarios:

Publicar un comentario