El arte de escoger candidato

Escoliosis, la columna de Giovanni Ochoa, @virtual8a






Continúa la carrera para las elecciones presidenciales de 2014 y los movimientos, agrupaciones, partidos, asociaciones cívicas, colectivos y otras formas de representación popular enfrentan un momentos de decisión fundamental: ¿Quién va a ser el candidato que enarbole las banderas de nuestro ideal democrático?

El asunto es tan grave y tan complejo que incluso opaca al también problemático proceso de selección de listas para Senado y Cámara. No todos los días consigue uno defensoras de la violencia contra la mujer, políticos con alma de poeta, borrachos cuentavotos, codiciosos gasolineros, homofóbicos escatológicos y demás especímenes necesarios para conformar una lista ganadora. Y eso que somos un país que goza de abundante biodiversidad, particularmente en el género lagartae.

Pero no nos vayamos por las ramas, y menos por las ramas del Congreso, donde abundan los micos, y concentrémonos nuevamente en el problema de los precandidatos presidenciales.

La destartalada economía del Estado no está para cucharas. No podemos ponernos a gastar plata en una consulta interna de los partidos para elegir candidatos. Con la reforma a la salud recién aprobada en la Cámara, habrá que guardar celosamente cada centavo del Estado para garantizar el inalienable derecho ciudadano al acetaminofén. Además, dejarle eso de las elecciones al pueblo siempre le ha dado malos resultados al país... si no me cree, mire nada más cómo estamos. Lo que está de moda es la tercerización u outsorcing, que llaman los entendidos. Si cada partido contrata una firma que le ayude en el proceso de escogencia, pagan ellos, ahorramos nosotros y ganamos todos.

La Mesa de Unidad Nacional, que funciona como un crédito (porque si uno no está pendiente de las
cuotas termina perdiéndolo todo), tiene ya tres opciones que pueden combinarse de modos diferentes: Santos/Vargas Lleras, Santos/Naranjo, Vargas Lleras/Naranjo o Naranjo/Vargas Lleras... ¡Cuántos pares son tres moscas! (Y falta ver en qué bus se sube el Partido Conservador). En este caso, la elección de candidato podría encomendársele a una empresa productora de chicles: el que parezca más capaz de mantener pegada a la unidad nacional por 4 años más debe ser el candidato.

La izquierda, que por estos días anda en su intento 7.935 de unión definitiva, tiene un problema diferente: exceso de caciques. Todos los líderes de los movimientos de izquierda están de acuerdo en la elección de un candidato único para las presidenciales, y también están de acuerdo en que ese candidato debe ser él mismo y no los candidatos de los otros movimientos. Polo, Marcha y Progresistas (y falta ver en qué bus se sube el partido Verde) están listos para unirse y que los otros dos movimientos le den el aval a su elegido. Este es un trabajo para Margarita Rosa de Francisco, porque es todo un desafío encontrar un líder de izquierda que comprenda que cuando se llega al poder hay que ponerse a gobernar y no a hacer oposición.

El Puro Centro Democrático es, de todas las fuerzas en contienda, la que tiene el panorama más despejado. Luego de la derrota sufrida al haber ganado las elecciones pasadas (¡qué paradoja!) los uribistas están más que avisados: no van a dejar que se les cuele otro Juan Manuel, aunque de pronto otro Santos sí. Si de algo les ha servido la creación del Centro de Pensamiento es para percatarse de que el candidato esta vez sí tiene que ser fiel reflejo de la doctrina de los tres huevitos; mejor dicho, un candidato Vitrola (que reproduzca fielmente “la voz de su amo”). Este trabajo se le puede encomendar a ojo cerrado al maestro Jaime Manzur. Nadie en este país sabe más de marionetas.

_________________________________________________


¿Quién es Giovanni Ochoa? 

Su biógrafo oficial, @virtual84, le respondió en pocas palabras a El Periódicko.com esta pregunta.  

"Contrario a la creencia popular, no nació en un árbol de mandarina ni fue criado por las temibles langostas vampiro de Senegal.  Este psicólogo, nacido en Pasto, se dedicó durante algunos años a la docencia en educación básica y superior hasta que descubrió sus dotes de hipnotista (todos sus alumnos se dormían en clase) y desde entonces se dedica a la educación virtual.

En la actualidad se desempeña como jugador de Solitario para PC y SuperTux Cart. En sus ratos libres es diseñador instruccional y desarrollador de cursos virtuales, con énfasis en capacitación corporativa.

Haciendo honor a su signo zodiacal, Leo, es un lector compulsivo, amante de la ciencia ficción y la novela histórica.

Sufre del trastorno de identidad disociativo (personalidades múltiples) y una de sus identidades disociadas, Desbaratóstenes de Hipocondría, escribe un blog: El Blog de Desbaratóstenes






No hay comentarios:

Publicar un comentario