Hermosas y decorativas cortinas para la venta

Escoliósis: la columna de Giovanni Ochoa, @Virtual8a

Con la firma de tratados de libre comercio con varios países, Colombia esperaba ampliar sus horizontes comerciales y darle un impulso a su alicaída economía. Sin embargo, las primeras cifras del TLC con EE.UU. son poco alentadoras, por no decir que francamente preocupantes. Seguramente en los otros tratados el panorama debe ser más o menos el mismo.


¿En qué estamos fallando? Expertos, analistas y desocupados coincidimos en que buena parte del problema consiste en que estamos importando mucho y exportando poco. Por ello es importante que el país replantee su estrategia comercial y abra campo a nuevas exportaciones. Pero, ¿qué podemos exportar que no sea deportistas, café, flores, ‘manjar blanco’ y horóscopos?

El Periódicko
Locombia
Nuestro país tiene una larguísima tradición en la confección e instalación de cortinas de humo. Las hacemos de todos los tamaños, con humo de todos los colores, de espesor variable y para las más variadas ocasiones. En este aspecto, el ingenio colombiano no tiene límites. Magistradas en crucero, prepagos en Cartagena a las que no se les paga antes sino después, el apocalípsis capitalino por dos días sin recolección de basuras… si hasta hicimos una bonita cortina de incienso con la canonización de Santa Laura Montoya.

No hay mejor país del mundo que el nuestro en esto de desviar la atención pública hacia hechos coyunturales para poder seguir con el bicentenario tapen-tapen que nos ha consolidado como república bananera, y exportadora de banano también. Ese potencial no se puede desaprovechar.

Algún despistado que confundió Columbia con Colombia nos invitó a ser parte de la OCDE, y a esa gente fina, elegante y prestante no se le puede salir con unas arepitas, bocadillo veleño, artesanías o un carriel (todavía da oso patrio con el difunto Juan Pablo II, ¿no?). Si vamos a entrar en el club de los poderosos, hay que entrar a lo grande, con algo que impacte y que todos quieran tener.

El Periódicko
Locombia
Por fortuna ya tenemos nuestro primer cliente en el negocio de exportación de cortinas de humo y quién podría ser sino nuestra hermana república bolivariana. Muy graves y profundos problemas vive la patria del Libertador, en la que los ciudadanos no tienen derecho ni a embarrarla porque ya no hay papel higiénico.

Díganme si no nos quedó lindísima la cortina de fino brocado, de un humo negro espesísimo (como de locomotora minera), que les facilitamos con motivo de la visita de Henrique Capriles. Ah, eso es cosa de maravilla. Cómo los pusimos a todos a opinar a diestra y siniestra, a dar declaraciones, a inundar las redes sociales… no, mejor dicho, ya hubiera querido Nixon tener una cortina de humo así cuando lo de Watergate, o Berlusconi cuando lo del Bunga-bunga.

¡Y pensábamos que la muestra gratis que se le había enviado al presidente Correa con la muerte de Raúl Reyes en territorio ecuatoriano era platica perdida! Ahí está él, reelegido y tan agradecido que canceló la solicitud de extradición del presidente Santos, por entonces ministro de Defensa.

Ahí tienen la solución, señores de Proexport. ¿Qué gobierno del mundo no va a necesitar una que otra vez una bonita cortina de humo? Que se oiga en todo el planeta la voz de la patria diciendo: “Se le tiene, monito. Se le tiene la cortina de humo”.

La Patria. Veredicto sobre el TLC con EEUU. Por: Jorge Enrique Robledo.

El Tiempo. Colombia invitada a ingresar a la OCDE

RCN Radio. El primer año del TLC

No hay comentarios:

Publicar un comentario