Así siente Silvia Betancourt, @yastao

Los jóvenes tienen el derecho a creerse inmortales. ¡Esa es su fuerza! El resto, tenemos la tarea de tomar conciencia de que la vida es finita; esa es nuestra fuerza. Silvia Betancourt Allegro, @yastao, sabe que ya "dobló la esquina". Lo asume y lo describe descarnadamente. Y eso me impacta. Tanto como me impacta que mi papá -82 años- diga que lo primero que lee cada día en el periódico son los obituarios: quiere enterarse a cuál de sus contemporáneos le tocó el turno; quiere saber cuántos de su generación quedan en la fila india.

Silvia escribe un blog que ha bautizado como El Tercer Tiempo. De allí hemos tomado un corto texto que hoy publicamos con orgullo, un texto que, personalmente, me llegó al corazón.  @dicksalazar


NO PODREMOS DERROTARLO

Estoy amodorrada, llegué al Tercer Tiempo de mi existencia, sé que todo lo que venga lo viviré como quien juega en tiempo suplementario, y nada roza mis sentidos para transmitir vivencias, es como si algo se hubiera muerto hace un lustro. 

Estoy enterrando a mis coetáneos, me estoy quedando solitaria en el planeta Tierra y ello me atemoriza, especialmente porque he tenido que tachar los números de teléfonos en el directorio, mi agenda permanece vacía de actividades y ni siquiera escribo para mí, que era mi manera de gritar que estaba encarnada. 

Me da pena aceptar ante usted, que se tropezó con esta página, que nada espero que altere este proceso lento de desaparición. Me sumerjo en las redes sociales y entonces habla una mujer en sus plenas facultades físicas y mentales que transfiere ideas capturadas en los link que otros pegan en Facebook, Twitter, Google+, a los que agrego un comentario libre y desparpajado para justificar el plagio. Sé que habrá una que otra persona en las mismas circunstancias, que juega a estar plena en la más sola de las soledades.

______________________________________

Silvia según Silvia

Vivo desde hace 25 años en una ciudad pequeña a la que me retiré: Valledupar. Aquí he podido escribir mis libros, sembrar árboles y tener una hija. Soy correctora de textos, columnista de opinión y tallerista, profesora de redacción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario