El ogro del agro se llama TLC

Escribir adoleciendo de parálisis en  la imaginación: eso es lo que estoy haciendo en estos momentos. Intento escribir desde mi campo -el mamagallismo- algo sobre el justo paro agrario que en estos momentos llevan a cabo miles de campesinos de mi país (de ese país que también es el suyo).  No puedo ser indiferente frente este hecho tan importante. Sería un crimen quedarme callado. Pero no se me ocurre nada que valga la pena. Hay días (y semanas) que amanezco tan lúgubre, tan berracamente lúgubre, tan vergonzosamente lúgubre... que ni mil perdones que pida podrían redimirme. Tal vez hoy mi imaginación se ha paralizado en solidaridad con los labriegos de Colombia; tal vez se ha paralizado para mostrarme una vez más las grandes limitaciones que tengo. O quizá por ambas cosas. O muchas más.

Cuánto quisiera poder mamarle gallo a todas y cada una de los hechos importantes (y graves) que suceden en este país. Aspiro a que el humor que hago esté siempre en las barricadas, al servicio de la vida. Pero muchas veces eso no me es posible. El "bombillo" no me funciona. ¿Será que no pagué la factura de la energía? ¿Será que me cortaron la energía cósmica y de paso la cómica?  Hoy quiero denunciar que mi imaginación me mama gallo. Soy un damnificado de mí mismo. Hoy quiero confesar que muchísimas veces (demasiadas veces) mi imaginación no da la talla (si es que alguna vez la ha dado). No siempre le puedo tomar el pelo a las cosas que quiero, sino... ¡a las que sencillamente puedo! Humano, demasiado humano. Pútamente humano, ¡maldita sea!

Cómo me encantaría poder hoy escribir un texto en el que de manera divertida denunciara el oportunismo político de Álvaro Uribe y sus áulicos. Uribe, dizque afirmando que los campesinos tienen razón en su protesta, y olvida que bajo sus ocho años de gobierno se sembraron las bases de los TLC que hoy tienen ahorcados a los campesinos. Pero si usted me ayuda, amigo lector, algo podemos hacer. Si el uribismo hace farsa, hagamos usted y yo teatro. Vuelva a leer desde el principio este párrafo y cuando termine de leer lo de Uribe, por favor, suelte una sonora carcajada. Y hágalo de la manera más natural posible, para que yo, como aprendiz de mamagallista, sienta que hoy cumplí de algún modo con mi trabajo y mi deber moral. Mil gracias, amigo. ¡Viva el teatro! ¡Viva el paro agrario! ¡Y que viva usted!


  • Cuando el agro se vuelve agrio, el agro para.
  • El ogro del agro se llama TLC.
  • "Despejamos las vías si el presidente Santos desbloquea su cabeza y atiende nuestros reclamos", dijo un campesino. 

@dicksalazar








1 comentario :

  1. Nada que hacer, lo hecho hecho esta, si ahora se lamentan debieron haberlo estudiado mejor, claro si hubiera capacidad para ser honestos, ahora que no es el (Uribe)quien firmo el tlc se lamenta.

    ResponderEliminar