Así pinta Efraín Franco Galindo, @lukaz7230






Un día, escarbando en Twitter -uno de mis vicios solitarios preferidos-, me encontré con los dibujos y pinturas de Efraín Franco Galindo, @lukaz7230. Me gustaron. Simplemente me gustaron. Y sobre todo, me gustó la sencillez y valentía del artista. Y entonces pensé que exponer algunas de sus obras en las páginas de El Periódicko.com, sería buena idea. “Son color y sabor para los ojos del lector”, me dijo en forma solemne mi conciencia, a quien desde hace rato no tenía el gusto de oír

Efraín Franco Galindo es bogotano. Dibuja desde siempre (no desde los tiempos de Adán y Eva, tan solo desde unos años después de haber nacido, suceso que ocurrió no hace mucho tiempo). Actualmente está dedicado a la pintura, pero considera que el dibujo es su fuerte. Sin embargo, la pintura no le guarda rencor por eso. También le sale bien.  

Si usted le exige a Efraín Franco Galindo que en tres palabras se auto defina como persona, posiblemente le dirá que es librepensador, filosofastro y autodidacta.  


Y es verdad 

Efraín no acepta dogmas ni verdades absolutas. Es pensador libre. Es de los que cree que todo puede ser cuestionado. No le gusta tragar entero. Tiene mente abierta y confía en el análisis de  su razón.  

A Efraín le gusta filosofar. “No seas otro si puedes ser tú mismo”, es su frase bandera. Pero no se considera un filósofo en el sentido estricto del término. Le tiene mucho respeto a esa palabra. Por eso, con sencillez, se declara, tan solo filosofastro (“filosofo falso, que no tiene capacidad para ser considerado como tal”, según el diccionario). Humildad de la buena. “Solo sé que nada sé”.


Efraín es autodidacta. Es a la vez su alumno y su propio profesor de dibujo y pintura. Todo autodidacta es un valiente y, sobre todo, un campeón de la fe en sí mismo. Por eso creo que Efraín es digno de admirar. 

Él sabe que la falta de academia formal – a ojos de muchos- pone en desventaja a su obra. Pero le importa un pito. Así se ha abierto campo en el oficio, y lo seguirá haciendo. Sin duda llegará muy lejos. Sin diplomas también se pueden subir escalones. Escalar sin llevar a cuestas kilos de certificados, puede -en ocasiones- ser ventajoso…  ¡La maravillosa levedad del artista sin cartón! 

@dicksalazar


No hay comentarios:

Publicar un comentario