El soundtrack de la vida. Por: @malditosudoku


¿Qué sería de una película sin un buen reparto, un buen guión y un buen director? No mucho. Probablemente muchas de las obras maestras del séptimo arte solo lo son gracias a la unión de estos y otros elementos. Si me preguntan qué hace grande a una película, siempre diré que su música, su soundtrack. Y así como en las películas la música es un elemento principal, que nos informa acerca del contexto en que ocurren los hechos, de eventos inesperados o de predecibles finales, la vida tiene su propio soundtrack. Es esa música, la música de la vida, que nos endulza el alma y nos hace más fácil pasar los amargos tragos que a veces nos ofrece, cual bar tender enfurecido.

Sí, muchas veces, durante una discusión, suena en mi cabeza la música que me anuncia que no debo dar el brazo a torcer, menos si es el que contiene el argumento con el que me estoy defendiendo. Creo que Wagner compuso la más exquisita música para discutir, desde el contenido de la lista del mercado hasta por qué no me gusta Uribe; este señor Uribe tiene talento para hacer sonar  The Ride of the Valkyries en mi cabeza, haciéndome asociarlo inevitablemente con Hitler , declarado amante de Wagner. 

Para los momentos tristes, esos en los que se le cae a uno el ánimo a pedazos, he tomado prestada la banda sonora de la película El secreto de sus Ojos, dirigida por Juan José Campanella en 2009, película que partió en dos mi poco recorrida vida de conocimiento cinematográfico. Les dejo aquí un trozo de esta banda sonora, compuesta por Federico Jusid y Emilio Kauderer, que me ha acompañado muchos instantes inundados por lágrimas; este tipo de hermosa composición más de una vez me ha funcionado como salvavidas. Si le interesa, acá un enlace para saber un poco más sobre esta BSO. 

Luego vienen los momentos jocosos, los más comunes en mi vida: cada vez que intento explicar una idea que pasa por mi cabeza, o que he intentado, no con mucho éxito, realizar alguna acción que implique la coordinación de más de dos partes de mi cuerpo, suele sonar en mi cabeza The Spanish Flea  de Herb Albert ; en más de una ocasión he tenido que vencer mi timidez y explicar por qué río a carcajadas cuando debería concentrarme en lo que hago: mi torpeza me hace escuchar una y otra vez ese “tutututún tututuntún” en mi cabeza. Inténtenlo, los salvará de la vergüenza, al menos en parte.

Róisín Murphy
En contraste, para esos pocos momentos en que hacemos una entrada triunfal -que en mi caso es pasar por las puertas sin caerme-, nada mejor que la voz de Róisín Murphy interpretando Let Me Know; además, recordar el video que acompaña a esta canción me hace tener cuidado en cada paso, para no tropezarme. Fabulosa. 

Bueno, espero que les haya gustado este recorrido musical. Seguramente se sintieron identificados con la idea de tener música que acompañe los momentos afortunados y desafortunados de sus vidas. Y si les parece que perdí mi tiempo escribiendo esto, abran el siguiente enlace, que seguramente coincide con su opinión.

@maditosudoku

       

No hay comentarios:

Publicar un comentario