La comunidad LGB¿Qué? Por: @malditosudoku

He hablado últimamente con varias personas respecto a lo que opinan sobre las libertades y derechos que han sido ganados con las uñas por diversos grupos y minorías, como las mujeres o los negros. El panorama no mejora. Me doy cuenta que esta sigue siendo una sociedad llena de prejuicios, malas interpretaciones de la Biblia y dogmáticas creencias, con poco más que una vaga idea del momento presente gracias al tiempo dedicado a pensar en la vida después de la muerte.

En nuestro país,  en cuya más alta cúpula política se encuentran personajes que podrían hacer parte del guion de cualquier película de terror hollywoodense, libertades y derechos son negados con el mayor descaro. Desde su balcón, estos siniestros personajes intentan generar una visión retorcida acerca de todo lo que parezca distinto, y atacan sin piedad la postura de cualquiera que pretenda levantar su voz en señal de apoyo a la diferencia. Para fortuna de ellos, parece que en este país llenarle la cabeza de cucarachas a la mayoría de la gente es fácil.

Tal vez los más directos afectados por estos canallas intereses son los miembros de la comunidad LGBTIQ (Lesbianas, Gays, Bisexuales, Transgeneristas, Intersexuales, Queer); tras estas “enredadas” siglas se encuentran muchas de las víctimas de enfermos religiosos que, como el procurador Ordóñez, creen que la verdad baja del cielo, como la mortaja que le desea a “los LGTB”, o el matrimonio que, junto a sus secuaces,  se empeña en negarles. 

Y ¿cuáles son los argumentos de estos “seres de luz”, que defienden, supuestamente, a la familia como institución? Nada más y nada menos que estudios realizados por ellos mismos, avalados por quién sabe qué estamentos científicos, en los cuales, aseguran, han encontrado que los miembros de esta comunidad no son aptos para establecer una familia de forma adecuada.

Mientras tanto, ignoran descaradamente aquellas investigaciones hechas por instituciones serias del país (El Tiempo. Estudio de universidades dice que adopción gay no afecta a niños), en las que se deja claro que la crianza en familias homoparentales no es contraproducente y, por el contrario, podría ser mucho mejor que la brindada por parejas heterosexuales disfuncionales. Estos argumentos deben ser analizados, por supuesto, a la luz del contexto colombiano y, haciendo esto, es claro que la adopción por parte de parejas del mismo sexo sería una buena opción para dar un hogar con condiciones decentes a niños que, por diversas circunstancias, no han podido tenerlo.

Este es un tema que da para más de una página, pero mi única intención al utilizar este espacio para hablarles de esto es crearles inquietudes; inquietudes sobre los derechos que han sido negados, y sobre los que nos han hecho creer que se debe suplicar. También, si no lo han hecho, es hora de saber un poco más sobre los miembros de la comunidad LGBTIQ, sobre sus luchas, sus largas batallas jurídicas,  sus historias de vida. 

Les recomiendo conocer el Centro de Cuidadanía LGBTI Sebastián Romero, ubicado en el barrio Teusaquillo de Bogotá, y que ha abanderado desde hace unos meses esas luchas y esas historias. Así mismo, organizaciones como Colombia Diversa, Entre Tránsitos, Radio Diversia, el Coletivo León Zuleta, por mencionar algunas, se encargan no solo de liderar movimientos sociales y legales alrededor de las necesidades de esta comunidad, sino que están dispuestos a brindar información sobre sus problemáticas.

Es muy probable que, en unos años y luego de grandes batallas en muchos ámbitos, especialmente en el social, parezca ridículo que hombres y mujeres hayan tenido que luchar por su derecho a casarse y tener una familia, solo porque sus compañeros de vida no son lo que la sociedad esperaba que fueran. Es muy probable que, así como ahora parece increíble que las mujeres no fuésemos consideradas como personas y no tuviésemos derechos civiles, en unos años tengamos que explicarles a nuestros hijos y nietos por qué tuvo que darse una lucha como esta para garantizar algo que debería darse por sentado.

@malditosudoku


       

No hay comentarios:

Publicar un comentario