¿Qué pasó con el Esmad durante la Desnudatón?

Sin un solo acto de violencia transcurrió la Desnudatón, la manifestación estudiantil convocada por la Mane la semana pasada en 20 ciudades del país  para exigir solución a la crisis de la educación superiór por parte del Gobierno de Juan Manuel Santos. La ausencia de violencia constituyó en sí misma una gran victoria para el movimiento universitario. Sin embargo, no falta quienes opinan de manera distinta. 

“Algo grave le debe estar pasando al Esmad. Fue incapaz de darles una paliza a los jóvenes manifestantes. ¿Dónde quedaron los bríos con el que se atajó el paro campesino? Todo Esmad pasado fue mejor”, dijo con nostalgia Nidia Manotas Mazo, un ama de casa que vive al norte de Bogotá, mientras ojeaba un periódico esperando que la atendiera una cajera del Carulla de la 127.

Las afirmaciones de Manotas -que en realidad debería apellidarse Piernotas- desató una polémica entre quienes hacían fila en la caja. No hubo heridos. 

“Es falso que los del Esmad se volvieran unos gallinas. Sencillamente no golpearon a nadie porque no hubo actos de provocación", replicó Margarita Gutiérrez, empleada de una casa vecina al almacén y novia de un cabo segundo de la Policía.




Durante la marcha estudiantil realizada la semana 
pasada, las autoridades dieron captura a una 
encapuchada que se infiltró en la manifestación. 

La joven mujer fue detenida por la policía y acusada 
de terrorismo por presuntamente esconder entre su 
cuerpo dos “papas” explosivas. 

Un juez de garantías dejó en libertad a la encapuchada 
tras demostrase que los cargos por los que había sido 
detenida eran totalmente falsos.

La joven en realidad no portaba dos 
"papas” explosivas, 
sino dos “mamas” explosivas.

"Pero cómo iba haber actos de provocación, si los vándalos y los extremistas no participaron en la marcha...", replicó Mónica Ángulo, una estudiante de segundo semestre de Ingeniería de Sistemas que recargaba con $10.000 su celular, y que ocupaba el tercer puesto en la fila.    

El Periódicko.com pudo comprobar efectivamente que algunos vándalos están en huelga como protesta porque no se les hizo un aumento salarial por sus actividades destructivas; otros están en retiros espirituales, replanteándose el sentido de sus vidas; por su parte, los extremistas resolvieron ampliar en unas semanas más el receso vacacional de octubre (hasta en eso son extremistas).

"Si les subieron ocho millones de sueldo a los congresistas -que tienen vuelta miércoles a Colombia desde hace mucho tiempo-, ¿por qué no les van a subir el sueldo a los vándalos que sólo destruyen al país tres o cuatro veces al año?", reflexionó un joven de camiseta color "amarillo selección", que pidió permanecer en el anonimato. 

En opinión de Juan Gómez Ortíz , publicista de profesión  y padre de dos hijos universitarios "el Esmad está tratando de limpiar su imagen. Por esa razón estuvo tan 'introvertido' y pacífico esta vez. Es cuestión de pura táctica, no se hagan ilusiones".

"Me excusan, pero yo sí creo que la vaina fue totalmente distinta -dijo Rodrigo Sánchez, un taxista que compraba una caja de preservativos, tratando de cambiar un billete de $50.000-. Con tanta vieja empelota, los tombos estaban boquiabiertos y completamente turuletos. No tenían ganas de echarles bolillo, sino otra cosa... Si la vaina va a ser en cueros, así yo apoyo hasta la revolución".

"Lo fundamental es que el grueso del movimiento estudiantil ha cogido la vía de la protesta pacífica. Y va en camino de imponerla, por encima de vándalos, extremistas y la policía misma", declaró con aire doctoral Alirio Hernández Bustamante, estudiante de primer semestre de ciencia política que ocupaba el último puesto de la fila. Pero, desafortunadamente, sus planteamientos no tuvieron eco alguno: cuando pronunció su frase no quedaba nadie en la cola...


CHICLE CAUSA GRAVE ACCIDENTE

Uno de los pocos accidente ocurridos durante la Desnudatón convocada por la Mane sucedió cuando una manifestante pisó una goma de mascar que otro estudiante (mal educado) arrojó al piso.

Media hora duró la joven de la foto tratando de despegar el pie del suelo. De tanto jalar y hacer fuerza, la pierna no solo se le adelgazó, sino que se le alargó 45 cmts. Como efecto colateral del esfuerzo, la estudiante empezó a ponerse morada de abajo hacia arriba. Por fortuna, paramédicos de la Cruz Roja la atendieron rápidamente y el hecho no pasó a mayores (quedó en paños menores).

@dicksalazar 

Fotografías de Caracol Radio.

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario