Feliz y prematura navidad les desea @malditosudoku

Desde hace unos años he venido notando que, cada vez con más inquietud y desespero, nos queremos adelantar a la celebración de cualquier cosa. Ya desde enero se empieza a hablar de las vacaciones de Semana Santa, desde abril de las de junio, desde agosto de Halloween, y desde septiembre de la que más me atormenta: navidad.

Por lo general a mediados de septiembre suelo estrellarme con la sección de decoración de los almacenes de cadena, a reventar por la cantidad de elementos: árboles de plástico, relojes, manteles, delantales, figuras de porcelana, tapetes, todo alusivo al invierno, a la nieve, a Papá Noel; desde ese momento desearía poder tener una cueva en la cual esconderme de la precocidad que esta celebración genera en tantas personas. Navidad, oh dulce, “natibuñueluda” y alcohólica navidad, ¿por qué llegas tan pronto?




Locombia
En los días siguientes, empiezo a ver cómo la decoración destinada para celebrar Halloween se funde en fervorosos abrazos con la decembrina rapidez con que se empiezan a armar árboles navideños gigantes en los puntos representativos de la ciudad. Inmediatamente viene a mi cabeza la idea de cuánto se invierte anualmente en este tipo de cosas. Y pienso en la justificación que se da para esto: “es que hace felices a las personas”; claro, entre tantas luces chillonas, ruidosas multitudes y alcohol es difícil recordar los problemas de la vida, ¿cómo no se va a ser feliz? Díganme amargada si quieren, pero ni Pastor López, ni los peces que beben en el río, son excusa para convertir la ciudad en una forzada máquina del tiempo. No.

Diciembre y navidad son excusas para reunirnos con nuestras familias, compartir todo lo que no se ha podido a través del año, del día de Amor y Amistad, del día del Padre y de la Madre, de San Valentín, San Patricio (jajajajajajaja), de Halloween, y de los pocos puentes festivos que tenemos. Eso es comprensible. Pero ¿para qué carajos quieren que sea navidad desde septiembre?

Lo más triste es que el 1 de enero nunca falta alguien que dice “empiezo mi cuenta regresiva para la próxima navidad”; y yo lo único que quiero es que esa cuenta regresiva esté adherida a algún dispositivo que explote y destruya tanto fervor navideño... 

@malditosudoku


     

No hay comentarios:

Publicar un comentario