Piero responde las preguntas de @acastanedamunoz

Con orgullo, El Periódicko.com publica hoy una entrevista que Andrés Castañeda Muñoz  le hizo en abril de 2012 al legendario cantautor argentino Piero.  

Es un texto que tiene validez permanente. Es una entrevista hecha a un artista que admiramos. Y es una buena entrevista realizada por un joven periodista al que en El Periódicko.com mucho estimamos. 




Llegué al hotel 15 minutos antes de la cita. Eran las 5:45 pm. Estaba nervioso. Era una tarde lluviosa y un tanto fría. Al entrar al Hotel Tequendama, me contacté con Sergio, el mánager del maestro.“En 5 minutos baja. Tienes que tener chachito de paciencia, Piero tiene que hacer dos o tres cositas y ya baja” dijo. 

Me senté en el lobby y repasé nuevamente las preguntas, mientras probaba la grabadora una vez más: todo estaba listo y yo, me aferraba a la silla, esforzándome por no temblar a causa del pánico. Unos minutos después, Sergio bajó. Quizás todos los periodistas tenemos la misma expresión expectante en el rostro, no lo sé, pero él me reconoció enseguida. “Hola Andrés, ¿todo en orden?” dijo, y me saludó, de beso en la mejilla (costumbre común en Buenos Aires, según me explicó después). De manera muy amable, me pidió de nuevo que esperara un poco.

Unos minutos más tarde, el maestro apareció en el lobby, sonriendo, siempre sonriendo.

Saludó a sus asistentes y a algunas personas que lo esperaban para tomarse una foto y expresarle su admiración. Piero es un hombre de estatura mediana, de hablar pausado, sereno, que mira al horizonte mientras habla, pensativo, como escogiendo cada palabra y que de golpe, te mira a los ojos, como preguntando si comprendes sus palabras. Y cómo no comprenderlas, si tras casi 50 años de carrera artística, sus canciones hablan por él.

- ¿Cómo se define Piero a sí mismo?

-Un hombre común, con buenas intenciones. Tratar de no haber venido perdido a esta vida y hacer algo útil (risas)

-¿Cuál es su manera de sentir el mundo?

-No sé. Es una mezcla de ver noticieros, leer diarios, libros, se mezcla todo eso como un coctel y vas  a tener mundos distintos.

-¿Cuál es el primer contacto de Piero con la música?

-“La Nina nana”, la canción de cuna de mi mamá, que la puse en un disco que se llama “Y mi padre no sabía”. Al final termina “Dormite niño, dormite tranquilo que al dormir todo juntos lo vamos a hacer”. Y eso de “lo vamos a hacer” es una concepción que tengo de que tenemos que hacer algo que trascienda la estupidez que nos gobierna.

-¿Cuál es su primer contacto con el pensamiento crítico y la música protesta?

-Mis maestros primarios son Atahualpa Yupanqui y Violeta Parra, ellos me cambiaron la cabeza, me cambiaron la manera. Yo estaba en la luna y ellos me bajaron a la tierra. Nada más el hecho de escucharlos me cambió la manera de sentir y de ver las cosas.

Silvio Rodríguez, cantautor cubano
-Ya que hablamos de Violeta Parra y de otros cantautores latinoamericanos, ¿Cómo es su relación con Silvio Rodríguez, por ejemplo?

-Bueno, nos conocemos desde hace bastantes años, hemos coincidido en muchas cosas, hemos grabado juntos. Hemos hecho… varias historias. Para mí es un prócer, un tipo muy valioso, muy coherente.

-¿Tienen contacto permanente?

-Más o menos, pero estamos contactados con amigos comunes. Yo he ido una sola vez a Cuba y lo vi. Nos vemos por ahí, por otros lados.

-Hablemos un poco de política, ¿Cuál es su pensador o su filósofo favorito?

-Gandhi

-¿Qué opinión tiene del comunismo?

-Yo creo que son buenas intenciones. Otra cosa es llevarlo a la práctica.

-¿En qué sentido?

-La práctica lo lleva a nombres imperfectos. En Argentina, entre comillas, el comunismo estuvo en frente del pueblo. El pueblo iba para allá, y el comunismo así, zigzag, zigzag (mueve las manos en el aire, ilustrando sus palabras), y entonces no entendieron nada, se ponen los ciegos para adelante, cualquiera quiere ser el que manda.

-En ese orden de ideas, ¿Qué opinión tiene del régimen castrista en Cuba?

-Bastante triste. ¡Castriste! – Dice en voz baja, con algo de nostalgia, luego ríe un poco-. Arrancó muy bien, hizo unas cosas realmente valiosísimas, maravillosas, pero se quedaron ahí, se quedaron, se quedaron y se siguen quedando. Hace rato que tenía que haber cambiado la gente: líderes nuevos, jóvenes. No puede ser que él (Fidel Castro) esté viejito y ponga al hermano que está más viejo que él. Creo que es como un año menor

-¿Qué posición tiene con respecto al conflicto que tiene Argentina con el Reino Unido por la soberanía de las Malvinas?

-Bueno, yo creo que las Malvinas nos pertenecen. Por derecho, por geografía, por historia, ¡por un montón de cosas! Pero, las Malvinas, como escribió mi amigo Adolfo Pérez Esquivel, el Premio Nobel de la Paz: “Las Malvinas son argentinas… y Argentina también”, porque ellos miran cositas de las islas: fría, que hay un poco de pescado, y está todo el país con miles de problemas, problemas densos, duros ¿me entendés? Y nos vamos a ir a la ciclista para distraernos. Tienen que por unanimidad apoyar a la presidenta, lo otro viene después. Viene Benetton (*) y se lleva un millón de hectáreas, ¡las compra! Viene el otro y se compra 40… ¿Qué soberanía si están todas las reglas mal dadas?

-Un personaje histórico de Latinoamérica o del mundo que recuerde con cariño o admiración

-Omar Torrijos Herrera

-¿Por qué?

-Porque era un tipo muy simple, muy parecido a Evo, pero nada que ver, que fue muy amigo mío y hemos hablado mucho y que su mirada coincidía mucho con la forma de mirar (mía) y su forma de ser era muy coherente. Si bien era un país chiquito, con una trayectoria chica, en comparación, lo que hizo por su país, muy importante, muy grande.

-Cambiemos un poco de tema. ¿Qué música escucha usted cuando está solo en su casa? ¿Cuándo se aleja un poco de mundo y se toma un tiempo para usted mismo?

-No tanta, muy poca. Leo, veo televisión, Me pongo a escuchar con amigos, lo que cae, cosas sueltas. No soy muy “escuchador”. Si bien hay un montón de grupos y de cosas que me dan placer y que gozo y me gustan.

-¿Qué le gusta por ejemplo, un grupo, un cantante?

-Caetano Veloso, por ejemplo. Es muy profundo, excelente cantante.

¿Qué lo inspira? (a vivir, a cantar, a soñar)

-Las necesidades, todo lo que falta por hacer. Entonces hay que juntarse, y hacerlo

-¿Qué hay que hacer?

-Hay que ser solidarios, hay que amar. Hay que amar en todos los colores, de todas las maneras. Hay que “franelearse” más, o sea: apapacharse más. Hay que apapacharse tres veces por día. Con la familia, pero (también) con los vecinos, con los animales. Y abrazar en la hostilidad al violento. La única forma en que lo bajás (al violento) es con amor. El resto es palabras, gritos, cosas… y el tipo sigue con la suya. La única forma de bajarlo es el amor. Pero el amor enserio, el amor de gesto, abrazo, el amor de “amalga-amarnos”


Piero y Andrés Castañeda


Nos dirigíamos en una pequeña camioneta al teatro Astor Plaza, para la gala del programa televisivo “Yo me llamo”. El ambiente en el interior era cálido. Estaba nervioso y mientras el maestro hablaba, tenía que mirar insistentemente la hoja del cuestionario para recordar la siguiente pregunta.

Sucede, que como con todas las personas que tienen cosas qué decir, la conversación nos llevaba por parajes distintos a los de las preguntas que había preparado.
Piero es una persona maravillosa, serena, muy calmada y coherente. Es un personaje que tiene mucho que decir aún. En resumen, Piero no es un hombre para una sola entrevista.

-¿Quién o quienes inspiraron las canciones de Piero?

-La gente, la realidad, los diarios… las necesidades, lo que veo, lo que me duele, lo que me gusta. Cualquier cosa es buena para una canción

-¿Y hablando de las canciones de amor, una persona que le haya cambiado la vida, que haya inspirado una canción, y que recuerde que le haya escrito particularmente a alguien?

-A alguien hay varias, pero…personas que me cambiaran la vida… por ejemplo “Con amor ojalá”, está hecha con la letra que es como una oración, y esa oración está compartida con Indra Devi que es una maestra de yoga que yo tuve, que murió de 103 años, que hablaba 12 idiomas, era una maravilla, una coherencia, entonces, esa canción me parece. Pero, canciones de amor, “No te vayas por favor”, “Mi bella bailarina”, “Otra vez cambio de casa”, “La gaviota y el hombre”

-Maestro, un lugar en el mundo en donde ame estar.

-Colombia es un lugar en el mundo en el que amo estar.

-¿Cuál es la ciudad, pueblo, país, vereda… el sitio más hermoso que ha visitado en toda su vida?

-¡Hay muchos! Purmamarca, Villa de Leiva… Bueno hay muchos hermosos, para quedarse a vivir ahí.

-Un lugar, un pueblo, un país que no haya visitado y que quiera conocer.

-La China. La China es gigante, es medio planeta y no nos sabemos nada, sabemos cosas muy básicas.

-El inicio de su carrera musical fue a muy temprana edad. ¿Cómo ha cambiado Latinoamérica desde ese 6 de enero de 1964? ¿Cómo ha cambiado Argentina, Colombia? ¿La situación social de Latinoamérica y del mundo?

-Avanzamos a un nivel: nivel de ciencias, tecnologías. Pero retrocedimos a nivel de repartir. Retrocedimos a nivel, digamos, social.

-Creo que es una de las razones por las cuales sus canciones no pierden vigencia. Se escuchan con tanta fuerza como hace 20 0 30 años. ¿Qué opinión le merece el hecho de que sus canciones se puedan adaptar a la realidad actual?

-Como decimos, hay cosas de la realidad que no cambian. Las canciones son viejas, pero la historia atrasa. Es un reloj que atrasa.

-Maestro, una canción de alguien más.

¡Uf! ¡Tantas! “Emociones” de Lucho Battiste, o “Yo vengo a ofrecer mi corazón” de Fito (Paez). Bien… millones, ¡por suerte hay muchas!

-Una canción suya.

-América, la nueva.

-El público colombiano le ha expresado en muchas ocasiones su cariño y usted ha visitado en varias ocasiones este país. ¿Cómo ha cambiado el público de Colombia? ¿Cree que las personas que iban a sus conciertos hace unos años, son las mismas que van ahora?

-Mira, pasa que en esa época había como una inocencia, y ahora hay una crudeza de la realidad muy fuerte, y nos sacude ¿no? Y la gente está sacudida por eso, y estamos con toda esa alegría y esa onda… pero también asustados

-Conozco en parte la historia de cuando escribe “Mi viejo” y se la canta a su papá. ¿Cómo es ese momento?

-Inolvidable porque lloramos juntos por primera vez, así muchísimo y… ¡fue todo un parto! Fue una cosa muy fuerte y de mucha unión… creo que eso fue. Si bien la canción no era todavía para él, y todo el cuento del cuento que cuento, eso nos unió, nos ensambló mucho más.

-¿Alguna vez cantó con su padre?

-No, no. Era un tanto reacio… mi mamá cantaba muy bien

-Una pregunta que de pronto se aleja un poco de lo que hemos estado hablando: ¿caminar bajo la lluvia, o sintiendo la arena de la playa en los pies?

-¡Las dos son lindas! Según donde camines bajo la lluvia. ¡Así con el tráfico y la lluvia no! Pero en una playa, caminar con la arena abajo… (hace un pequeño ademán con la mano)

-Maestro, para finalizar: un mensaje a su público, no solo de Colombia sino del mundo entero, de Latinoamérica

-El mensaje sería que tenemos que ser coherentes con lo que pensamos a ultranza, no dejarnos vencer porque parece agobiante lo que pasa. Y “América viva”, que es el proyecto que estamos por lanzar en pocos meses, me gustaría que todo el que le gusta Piero o entienda Piero, se sienta cómplice y se sume a eso. Porque ahí es descubrir todos los proyectos de vida de ecología, de niñez, de todo lo que se hace bien, solidariamente, descubrirlos, como llevarlos y trabajarlos.

Andrés Castañeda Muñoz
@acastanedamunoz



No hay comentarios:

Publicar un comentario