La embarrada de la semana estuvo a cargo de Semana


Dos pasos en falso dio la semana pasada la revista Semana. El primero: se quedó corta al informar sobre el chasco que le sucedió a Álvaro Uribe el 17 de enero en Tunja con los campesinos de Dignidad Agropecuaria Colombiana. Semana no tituló acertadamente la noticia. La presentó bajo este rótulo: "Uribe fue increpado por campesinos en Tunja". 

Según el diccionario, increpar significa "reprender muy severamente". Ciertamente los campesinos increparon a Uribe. Pero la cosa fue más allá: los campesinos virtualmente lo sacaron de Tunja. Esa era la verdadera noticia. Así que quienes seguimos con atención los acontecimientos políticos del país, sentimos que Semana, con su manera de titular la noticia, lo que en el fondo hacía era "suavizar" los acontecimientos. Y esta sensación se acentuó aún mas, si tenemos en cuenta que inicialmente la noticia no fue publicada por los medios, con excepción de El Espectador. Tal parece que un fantasma recorre nuestro país: la estrategia de no publicar en los grandes medios ciertas noticias y dejarlas "confinadas" en las redes sociales.

Un último asunto sobre esta primera embarrada de Semana. El título de la noticia ("Uribe fue increpado..") no coincide con el nombre de su correspondiente URL. El archivo fue bautizado originalmente  como:"Uribe echado de la plaza pública en Tunja", nombre que corresponde con la verdadera esencia de la noticia. Véalo usted mismo:

http://www.semana.com/nacion/articulo/uribe-echado-de-la-plaza-publica-en-tunja/371186-3

La segunda embarrada que cometió Semana la semana pasada fue peor. Con ella, violó todas las normas del periodismo que pretende ser serio. En su caratula quedó sintetizado el grave error: plasmó en la portada su pensamiento editorial, sin advertirle a los lectores que esa era su opinión (escrita con la mano derecha) sobre el caso Petro. Es decir, presentó el tema como si se tratara de una noticia. Y como si fuera poco, en sus páginas internas tampoco hizo dicha aclaración.

Este tipo de cosas no le quedan bien a Semana. El único medio que puede pecar con esa clase de trastadas es el más respetable de todos los panfletos que tiene el país: El Periódicko.com. Nuestra posición al respecto es conocida: periodísticamente hablando, tenemos un objetivo absolutamente claro: presentar la noticia desde un punto de vista completamente subjetivo. Manipulamos la noticia, y por eso, precisamente, somos noticia. Editorializamos donde nos da la gana, publicamos únicamente lo que nos gusta y orinamos en el sitio menos inopinado. Esa es nuestra sagrada naturaleza.

¿Será que Alejandro Santos, el director de Semana, está ganando méritos para postularse como director de El Periódicko.com

@dicksalazar




    

Les recomendamos encarecidamente leer este artículo:

Crítica a la forma como los medios han manejado el caso Petro. Columna de Jorge Iván Cuervo en El Espectador.


No hay comentarios:

Publicar un comentario