Quien MIRA al cielo no puede patear la Tierra: @SimpleHache

Cuando el Gobierno anunció que en este nuevo año el salario mínimo sufriría un miserable incremento de $26.000, Simple Hache maldijo 26 mil veces.
Cuando la iglesia Piraquive anunció que reglamentaría el mínimo de metros de intestinos que debe tener una persona para poder predicar, a Simple Hache le dio un dolor mayúsculo en el estómago.
Estas noticias amargas lo pusieron patas arriba. Y así, en esa incómoda posición, Simple Hache resolvió garrapatear  un par de sonetos para desahogarse. Y le sonó la flauta.


El periodista de la FM que escribió este tuit
no tiene perdón de Dios. Y todo "ha raíz" de
su mala ortografía.


¿A dónde será que MIRA
la señora Piraquive?
¿En quién descarga su ira?
¿La guardará en un aljibe?

¿Qué entiende por caridad?
Con ella llena sus arcas,
más ni rastro de bondad,
esa es la faz de la parca.

Si así trata a los demás,
considero a su familia,
pues es peor que Satanás.




Año nuevo, salario huevo. 

El año nuevo llegó/ con sus alzas anunciadas,
la del mínimo quedó/por las otras opacadas.

Viviremos como reyes/con el pírrico salario,
mientras que a los de las leyes/no les alcanza ni pa'l diario.

Que pesar, ¡ay! que tristeza/de congresistas tan nobles,
ahora con esa pobreza/no podrán tirar mandobles.

Ni podrán por esa culpa/frenar la corrupción,
no comerán carne pulpa/sólo puro chicharrón.

Y nosotros los del pueblo/démonos por bien servidos
con los 26.000 pesos/ que nos subió el...

Con eso podremos todos/muchas cosas obtener
como media bolsa de leche/o una cebolla tal vez.

Pero con nuestra estulticia/ a Santos reelegiremos
quien hará con su sevicia/lo que dicta su baremo.

Mientras tanto corrupción,/atropellos y mentiras,
acabarán la nación/ mientras tu sólo suspiras.

@SimpleHache


___________________________________________________________

Niño pulpo envía carta a María Luisa Piraquive
Pipo Mar, un pulpo preadolescente de un año de edad que vive en la costa caribe colombiana, le envió una carta a María Luisa Piraquive. En su misiva, Pipo le hace una pregunta: "Soy un pequeño pulpito que nací para el púlpito y la predicación. A mi no me falta ningún brazo. Por el contrario, tengo ocho. Y me sobra corazón. ¿Podría yo predicar en su iglesia?" 

Rápidamente María Luisa Piraquive le contestó al párvulo Pipo Mar. En una lacónica carta le respondió : "No puedes, niño. Te sobran brazos, pero te faltan piernas". 

@dicksalazar



____________________________________________
Ponemos a su disposición dos de los videos en el que la señora María Luisa Piraquive expone en su iglesia las razones por las cuales los minusválidos no pueden predicar en los púlpitos. Al terminar de verlos, le rogamos dejarlos en su sitio. No se los lleve. Mil gracias.

Video con el que María Luisa Piraquive subió el rating. Semana

La doctrina Piraquive. Un video no muy difundido. Semana


No hay comentarios:

Publicar un comentario