Remembranzas de @SimpleHache


"Si al sicario le gusta la sangre, hay que ponerlo a sangrar, si le gusta el dolor, hay que inflingírselo (sic) y si le gusta la muerte... sencillo", dice Juan Felipe Campuzano, concejal del Partido de La U, miembro del neocatecumenado, de los templarios y algunos círculos de la cruz del Opus Dei. Contra esa bárabara ley del Talión protesta hoy Simple Hache. 







Con palabras de pagano
un concejal da sus trinos,
incitando al ciudadano
a la violencia sin tino.


Que al sicario hay que matarlo,
secuestrador: acabarlo,
al ladrón mejor sangrarlo
y al violador pues caparlo.

Olvida que la venganza
como arma de doble filo,
se devuelve a quien la lanza
ni da tregua, ni da asilo.

Igual que en el “viejo oeste”
plomo y cuerda al disidente,
premio para el más valiente
que es aquel más asesino.

Ya no recuerdan por qué
los hombres nos agrupamos,
ni tampoco para qué
la justicia trasladamos.

Las reglas que compartimos
los convenios que logramos,
la unidad que conseguimos
el por qué es que nos amamos.

Si quiere llámelo “karma”
o si prefiere es el sino
de aquel que vive de un arma:
mal morir es su destino.



No hay comentarios:

Publicar un comentario