Jugando con los nombres de los municipios

Lo invito  a que mamemos gallo un rato con los nombres de los municipios colombianos. Es muy divertido y muy fácil. Conozco tres maneras de jugar con dichos nombres.  Lo primero que hay que hacer es escoger al azar 47 municipios. Oigase bien: 47 municipios, ni uno más ni uno menos. En caso contrario, no funciona el bendito juego. Saque a pasear  el niño interior que usted lleva debajo de su curtida epidermis de adulto y acompáñeme en esta carajada. 

Se me ocurre, por ejemplo, que del departamento de Antioquia podríamos seleccionar los municipios de Bello, Don Matías, La Ceja, Remedios y Valparaiso. ¿Por  qué estos nombres? La razón es simple: a mí  me suenan interesantes. Y me imagino que a usted, también. Bueno, ya tenemos cinco nombres. Prosigamos. 

¿Que le parece a usted si del departamento del Atlántico tomamos a Ponedera, Sabanalarga y Soledad? Ya que estamos de acuerdo, le propongo lo siguiente: de Bolivar inclinémonos por los municipios de Achí, María La Baja y Soplaviento; de Boyacá quedemonos con El Espino, Iza, Corrales, Pajarito y Pesca. ¿Le parece bien? ¡Perfecto! ¿Sabe qué me cae bien de usted? Que usted y yo siempre estamos de acuerdo en todo. ¡Hasta nos gustan los mismos municipios!

Bueno, ya escogimos once nombres nuevos, y cinco que teníamos, arrojan un total de 16, aritméticamente hablando. Es decir, desde el punto de vista matemático, nos faltan tan solo 31 nombres,  Ánimo, parce. 

Sigamos en nuestra tarea. De Caldas planteo que nos decidamos por Supía; del departamento de Cesar tomemos El Paso, La Gloria, La Paz y por supuesto, a Río de Oro.

Me parece acertada su sugerencia de que de Cundinamarca optemos por El Colegio, La Mesa, Pulí, Une, Quetame y Simijaca. ¿Qué tal si de Santander seleccionamos a los municipios de Hato, Matanza, La Belleza, Los Santos, Oiba y Socorro? Gracias por aceptar mi sugerencia. ¿Ve que es facil? De un solo tacazo escogimos otros 17 municipios. Definitivamente usted tiene talento para este juego. Usted y yo hacemos un gran equipo. 

Ahora le voy a pedir un favor enorme: sin pedirme explicaciones ni razones, acepte que yo, sin consultar con su respetable opinión, me decida unilateralmente por los siguientes municipios:

  • De Chocó: Sipí y Juradó.
  • De Magdalena: Plato y El Banco.
  • De Norte de Santander: Los Patios y Sardinata.
  • Del Valle del Cauca: Candelaria y La Unión.
  • De Tolima: Dolores, Planadas y Piedras.
  • De Casanare: Sácama.
  • De Amazonas: La Chorrera y El Encanto.
Muy bien, hemos terminado la escogencia de los 47 nombres que se necesitan para este juego. Mil Gracias por su colaboración.

Ahora, si me permite, le voy a explicar el primer juego. Se trata de formar frases utilizando los nombres de algunos de los municipios anteriormente mencionados, por ejemplo:

  • Pulí con Piedras La Mesa de El Colegio en Los Patios. 
  • ¿Supía usted que Don Matías no Pesca La Plata en Río de Oro, sino en El Banco?
Intente usted hacer sus propias frases y, por favor, escríbalas en un cuaderno para que en 50 años sus nietos sepan que tuvieron un abuelo con mucho talento. Si lo desea, también puede tuitear las frases. Cuente con mi retuit.

Ahora permítame le enseño el segundo juego. Consiste en definir el nombre de un municipio empleando nombres de otros municipios. Yo me inventé estas tres definiciones:
  • Corrales: Une Hatos. 
  • La Mesa: Planadas Ponedera de Plato.
  • Matanza: Soledad y Chorrera de Dolores (¿Remedios? La Paz).
Hasta el momento, los juegos que le he explicado son relativamente fáciles. Este que le voy a enseñar a continuación es un poco más complicado. Se llama "Literatura Municipal" y consiste en escribir cuentos usando nombres de municipios. Mire, por ejemplo, esta pequeña historia que me inventé la otra tarde de puro desocupado y que lleva por título Achí es Bello.

Una noche, estando recostados en una Sá-cama y cubierto con una Sabanagrande, María La Baja -La Belleza del pueblo-, con el alma llena de pasión y el cuerpo lleno de Candelaria, le gritó al pobre Don Matías:

-¡Suba el Pajarito! ¿O es que usted ya no Soplaviento, Matías?

-"Sipí, Sardinata", para salir de El Paso, le respondió Don Matías a la joven María, arqueando La Ceja y pidiendo Socorro a Los Santos. 

A los pocos segundos, un gran milagro aconteció: el viejo Matías ¡El Águila Iza! Y con gran emoción, María La Baja a todo pulmón exclamó:

-"Oiba, Don Matías: ¡Bello El Espino! Achí es La Gloria, el Valparaiso terrenal, El Encanto. ¡Juradó! ¡Viva La Unión! Quetame todo, Matías"

Y el anciano Don Matías, sudoroso y con sonrisa de oreja a oreja, de buena gana respondió: 
-¡Si-mija-ca, Condoto el corazón!

@dicksalazar

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario