Yo voto por la paz: @marajita

Creo que el sueño de todos los colombianos es la paz, pero también creo que no estamos haciendo mucho para alcanzarla. Veo un país polarizado frente a un proceso de paz que, aunque tiene sus falencias, en términos generales está bien estructurado. 

Siento tranquilidad al saber que los principales puntos que se están tratando en la Habana son vitales para el futuro del país. De llegar a una solución satisfactoria, serán el punto de partida de los cambios estructurales que necesita Colombia para lograr una verdadera justicia social.

Quienes vivimos en zonas de provincia conocemos a fondo el horror de esta guerra. Aunque solo he sido una víctima indirecta de las circunstancias, creo que el cese de la guerra -en principio con las Farc y después con otros grupos irregulares- marcará un cambio sustancial en nuestras vidas. Esa es mi esperanza, ese es el acto de fe que hago en este proceso.

A veces pienso que los colombianos somos incapaces de aceptar la paz simplemente porque no la conocemos, y  nos dejamos manipular. La realidad es que estamos a merced de los intereses políticos y económicos de uno y otro lado, sin querer asumir un papel determinante en este cambio.



Para mí, el postulado de que "no todo estará acordado, hasta que todo esté acordado" manifestado por Juan Manuel Santos y, por otra parte,  el hecho de que los colombianos seamos los llamados a refrendar los acuerdos, son la garantía del proceso. 

He visto ya dos o tres procesos de paz desde la barrera. Con el actual proceso nada ha cambiado todavía. Seguimos en guerra. Las partes han acordado negociar la paz sin acallar los fusiles. Pero por lo menos esta vez tenemos claro que el gobierno no ha cedido parte de su territorio ni ha bajado la guardia en la seguridad a los niveles que ya todos conocimos en el pasado y que fueron desastrosos.

La opción que nos queda es buscar la paz, ¡no hay más! Es todo o nada. O se hace la paz o seguimos en guerra, cada vez peor. Sabemos que el postconflicto será complicado y que hay que trabajar en el tema de la reconciliación y la reparación integral de las víctimas. Tendremos que tragarnos unos cuantos sapos para lograrlo. Aún así, la única salida digna para nuestro amado país es la negociación. 


Mi voto siempre será por la PAZ y por todos aquellos que me garanticen que van a trabajar por alcanzarla. Se acercan las elecciones presidenciales, un momento decisivo para nuestra historia, un momento para decidir con el corazón en la mano (y el voto) qué es lo que queremos y con quién o quienes lo vamos a lograr. Invito a examinar con lupa las propuestas de los candidatos en este sentido y hacer un acto de fe por sus programas de gobierno, pero especialmente por la PAZ.

Eso me recuerda el dicho que utilizaba mi tía abuela Graciela cuando no había más de una opción de dónde escoger o cuando, entre dos opciones, debía decidirse por la menos peor: "Pues no habiendo más, aunque sea con este cabecipelao me voy!".

Contaba Mamá Galita, como le decíamos de cariño, que en el Huila un señor llamado Pedro le vendió su alma al 'Patas' a cambio de riquezas y fama, con el compromiso de entregársela al cabo de veinte años. Pedro se convirtió en el terrateniente más rico y respetado de Neiva. Pasaron los años y se acercó la fecha de la entrega. Pedro entró en pánico. Para evitar que el 'Patas' lo reconociera se rapó la cabeza y le dijo a su mujer que le dijera que él se había desaparecido, que ella no sabía dónde estaba. 

Llegó el terrible día y el 'Patas' se presentó en la casa. Pedro se escondió detrás de la puerta. Cuando la mujer abrió, aquel le preguntó en tono cantado, así como hablan los opitas:  

-Bueeenas nooooches, ¿estará mi compaaadre Peeedro?

-No Señoooor, Pedro anda hace raaaato desaparecido, no tengo ni idea dóooonde andará! 

Entonces el 'Patas' metió la mano detrás de la puerta, tanteó la cabeza rapada de Pedro y lo agarró diciendo: 

- ¿Siiiiiiii? ¡Qué pesaaaar! Pues no habiendo máaaas, aunque sea con este cabecipelao me voy!

Y se lo llevó. 

Yo creo es que es preferible un proceso de paz con defectos que continuar viviendo el horror de la guerra. Para mí el 'cabecipelao' en este momento es el proceso de paz con las Farc. Y que si de mí depende, prefiero quedarme con eso a seguir viendo a Colombia en un conflicto eterno y sin esperanza de un futuro mejor. 

¿Es positivo o negativo la participación de la sociedad civil en el proceso de Paz? El País.

  

1 comentario :

  1. Yo voto por la libertad y la democracia. El comunismo no es ninguna de las dos cosas.

    ResponderEliminar