"Me abstengo de criticar a los abstencionistas": @JuanPerezMesa

Es difícil dejar que las cosas pasen y se calmen un poco para hablar de ellas. Si lo que uno quiere es tener más lectores, pues nada mejor que escribir sobre lo que es tendencia, aunque, en mi caso, ninguna fórmula funciona (Pobre gente de El Periodicko.com aguantando mis entradas inconstantes sin recibir nada a cambio). Por eso fue complicado esperar un poco, antes de escribir sobre las elecciones del 9 de marzo, pero ahí va:

Los que me leen (que siempre son los mismos) supondrán mi opinión sobre los resultados, así que no vale la pena volver a decir que creo que vamos de _ _ _ _  pa´l estanco. O que no entiendo como la Orinoquia se queja de las políticas nacionales, pero sin embargo elige a gente que hace parte de los que toman las decisiones políticas del país, o decir que, Uribe, con sus problemas de memoria (o algo mejor aún) incluidos, será un peligro para el país. No vale la pena decir nada de eso, insisto, por eso no lo voy a decir.

Sí voy a decir en cambio, que sigo sin entender la indignación que provoca la decisión legal, válida y democrática que tomó la mayoría de la gente: la de no participar en el proceso electoral,

Y digo que no entiendo, porque quienes votamos tenemos que sufrir siempre por la corrupción que rodea todo el proceso electoral, y nunca podemos estar seguros de que nuestros votos realmente son los que deciden quiénes son los elegidos. Lo digo también, porque a pesar de llevar apenas 10 años de participar como elector activo, desde mucho antes, he visto cómo el círculo cercano de familia y amigos, sufre porque nada cambia. Siempre los mismos apellidos, los mismos clanes, cada uno con su cuota establecida...

Quienes nos sentimos con un espíritu libre -y en alguna medida revolucionario- y votamos, creemos tener la autoridad moral de decirle a quienes no votan, que ellos no pueden exigir nada, o no pueden quejarse, por el simple hecho de no haber votado. Estamos equivocados. 

Ellos, los abstencionistas, son quienes deberían "regañarnos" a nosotros, a quienes decidimos participar de la fiesta de corrupción con la que cada cuatro años validamos el sistema que nos gobierna. 

Ellos, que tienen el poder de hacer que todo el mundo los mencione, sin haberse puesto de acuerdo; ellos, que demuestran que nuestra democracia -lejos de ser “la más madura de América latina”, como dicen los caciques-, es un simple amasijo pegado con mocos (sí, nosotros, los votantes, somos los mocos); ellos, los que se abstienen de participar en los cómicos comicios,  pueden decirnos que nuestros reclamos de siempre son absurdos porque seguimos jugando el mismo juego inutil.

Entonces, creo que sería bueno que cada quien decidiera cómo le gusta ejercer su derecho, y no preocuparse por los demás, porque cada uno de nosotros tiene rabo de paja . Y creo que si, como sugieren cada vez que termina un proceso electoral, les da por volver obligatorio el voto, me podrán contar entre los que prefieren quedarse en la casa rascándose las…, antes que salir a votar.

De lo que podría hablar. La semana pasada, en un debate que creo se realizó en la comisión 5° de la Cámara de Representantes, la ministra de Ambiente anunció la opción de solicitar licencia para la exploración sísmica en bloques petroleros ¿Será que con el "fracking" también tendremos que esperar más de 30 años para que alguna autoridad decida prestarle atención? ¿Será cierto lo de la licencia para la sísmica, o será uno más de esos anuncios hechos para apagar el incendio?


@JuanPerezMesa

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario