La lógica de la logia uribista. Por: @ProcuOrdonese

Debo confesar que mi columna de esta semana para El Periodicko.com estaba pensada para unos temas más interesantes que las campañas presidenciales. Por ejemplo, mi hacker de confianza ya me había revelado información de inteligencia sobre los descabezados en la lista de Pekerman para el Mundial; además, estaba a punto de dar a conocer que Macnelly no va porque su nombre es muy feo y eso desprestigiaría al país en la cita orbital.

Hasta anoche, ese era el tema, pero gracias a revista Semana me tocó usar Ctrl + E y luego Delete porque el vídeo publicado que prueba una reunión de Oscariván ‘El Zorro’ Zuluaga con el hacker Sepúlveda resulta más caliente que el vídeo de Luly Bosa. 

A partir de allí decidí analizar las reacciones que se han suscitado. La floja reacción de Marta Lucía no sorprende: ya debe estar pensando en dar su próximo salto político para sumarse a las huestes uribistas y así coronarse con el Récord Guinness como la persona que ha pasado por más bandos políticos, aunque para ser más exacto, el uribismo es una banda. 

Lo que sí sorprende es la reacción de los uribistas confesos, sobre todo de los denominados “pura sangre”, que a este paso terminarán siendo caballos discapacitados. Propongo que les paguemos un curso virtual de lógica matemática y tautología. Y es que mientras para un ciudadano común el vídeo prueba que ‘El Zorro’ Zuluaga sí conocía las andanzas de hacker, para un ciudadano uribista lo que prueba es que la campaña fue penetrada por el santismo, como si se tratara del Luly Bosa.


Ahora creo que para buscar las cualidades de Oscariván no hay que visitar su página web o su perfil en Facebook sino, más bien, leer el Código Penal. Y si no es un delincuente, por lo menos sí un enfermo de alzhéimer, ya que hace una semana había dicho que conoció brevemente a Sepúlveda al inicio de la campaña y que desconocía sus actividades ilícitas. El video muestra que las cosas no son así. Delincuente o enfermo de alzhéimer, cualquiera de las dos cosas es suficiente como para que el Zorro no sea presidente.

Uribe, Obdulio, Tomás ya negaron cualquier responsabilidad del candidato. Afirman que todo se trata de un montaje, también como si se tratara del vídeo de Luly Bosa. Y hasta tiene sentido lo que dicen, sobre todo porque Tomás es experto en hacer montajes, más cuando son para adquirir irregularmente zonas francas.

A Zuluaga le quedan varias opciones: someterse a la justicia -así sea por omisión de denuncia- es la primera, pero sabemos que “someterse” no es un verbo que exista en el diccionario uribista; “renunciar”, mucho menos; al final creo que terminará escapando para Panamá a hacerle compañía a ‘La Coneja’ Hurtado porque “huir” sí se conjuga bien en el uribismo, si no pregúntenle a Luis Carlos Restrepo. 

Por lo pronto, debería ir estudiando la teoría del “fruto del árbol envenenado” a ver si convence a un juez de que la prueba es ilícita y por lo menos se salva de ir a la cárcel.

Al final, cuando todo se descubra, Uribe saldrá a decir que no conocía las andanzas de Oscariván, que todo fue a sus espaldas, y que si éste se metió en problemas no es por andar “recogiendo café”, como cuando le preguntaron por los jóvenes de Soacha.

Con beneplácito,


Alejandro Ordóñese Mal-donado
         @ProcuOrdonese



Post scríptum
He empezado a tomar precauciones para evitar que nos espíen en el Ministerio Público. Mis asesores están redactando la minuta del contrato por el cual vamos a adquirir 1.000 kilometros de hilo curricán y 50.000 vasos desechables para que empiece a operar el nuevo sistema de comunicaciones en la Procuraduría. Eso, además, compagina más con mi estilo medieval ¡A ver cómo nos chuzan! 




Linkipedia


No hay comentarios:

Publicar un comentario