Madre se escribe con fuerza y con alma, por @AlaNata_


A veces se escriben frases que adquieren sentido solo cuando es el propio corazón el que siente.

La angustia se afinca en el pecho, la desesperanza se adueña de las horas y por más que se quiera mantener la calma, la vulnerabilidad nos hace irascibles.

 Como en un viejo proyector, las imágenes de lo vivido se repiten estáticas, lejanas. Y ver lo que se ha hecho duele menos que aquello que dejó de hacerse: tantas palabras sin decir, tantos abrazos sin dar, tantas risas sin compartir... tantos momentos de poder estar juntos y aún así, separarse.


Y pesa la piel que también se carga de dolor y el sentimiento de abandono crece como humareda impidiendo la vista.

Las mañanas se hacen esquivas y las noches se niegan a morir; los minutos renuncian a su marcha y el tiempo amigo, de pronto es el enemigo.

Pero desde una distancia aún no conocida, llegan
Y todo parece más fácil y liviano.
Pasan días en los que casi no hay respiro

Hasta que al fin renace la esperanza y se da uno cuenta que ya no es el mismo.

Desde un abrazo nuevo, vuelvo a ser... aquí estoy llenando de vida a quien me ha dado la suya.

@AlaNata_

    

No hay comentarios:

Publicar un comentario