OIZ nació bueno, pero AUV lo corrompió

Por: @MiremosaVer

Yo entiendo a Oscar Iván Zuluaga. Entiendo al presidente del Centro Democratico porque pienso que se trata de un hombre criado bajo parámetros morales y éticos sólidos, educado en un hogar de profundos principios cristianos y humanos, en el que la decencia era norma y la rectitud, brújula. 

Pero nunca a nadie mejor aplicada la frase de Rousseau “el hombre nace bueno y la sociedad lo corrompe” que al famoso ‘Zurriaga’.
El reconocido líder caldense comenzó su carrera política y su vida pública guiado por los parámetros y los principios familiares antes mencionados, hasta que lo corrompió la sociedad, una sociedad con el nombre y la forma de Álvaro Uribe Velez. A partir del momento en que se encontró con el señor de Salgar, Antioquia, los días de Zuluaga como hombre decente, recto y de principios sólidos estaban contados.

A Óscar Iván le pasó con el ex presidente hoy senador, lo que le pasa al resto de las manzanas buenas de la canasta cuando no sacan la dañada: también se pudren. Porque no se necesita ser muy sabio ni estudiado para comprender que todo lo que gravita alrededor de Uribe se corrompe y se "perratea". Ese señor tiene la facultad de hacer que la ética y la moral de quienes le rodean desaparezcan o, cuando menos, se hagan de lado provisionalmente, para complacer su megalomanía y discutibles métodos de hacer política.

El Centro Democrático se queja de que no tiene garantías para hacer oposición. La semana pasada, por ejemplo, Oscar Iván Zuluaga denunció en los medios de comunicación que en el país se está "criminalizando a la oposición". Paradójico que esta queja venga de una colectividad política cuyo amo y señor  llamó “cómplices del terrorismo” a sus opositores durante sus 8 años de gobierno. 

Zuluaga también hizo referencia a que Juan Manuel Santos los persigue como oposición mientras le hace concesiones a los terroristas en las negociaciones de La Habana. No dejan de causar curiosidad la doble moral y la amnesia  de Zuluaga. Doble moral, porque lo que tuvieron los paramilitares de las supuestamente extintas AUC durante el proceso de Santa Fe de Ralito fueron concesiones, prebendas, privilegios y tibieza de parte del gobierno de la ‘seguridad democrática’. Y amnesia porque hoy le critican al gobierno de Santos lo mismo que hicieron ellos en el gobierno Uribe.

A raíz de las recientes decisiones de la Fiscalia, Óscar Iván Zuluaga ha dejado salir su lado ya corrupto, el que se volvió su ADN a partir del momento en que decidió aceptar el estilo oscuro de hacer política que le inoculó Álvaro Uribe. 

Este lado oscuro es el responsable de que OIZ obtuviera ilegalmente información de Andrómeda, la central de interceptaciones del Ejercito allanada por la Fiscalía; el que hizo que aceptara (contra su moral y sus principios, y obedeciendo órdenes del senador Uribe, estoy seguro) entrevistarse con el ‘hácker’ Andrés Sepúlveda y coordinar con él lo relativo a las chuzadas ilegales al proceso de La Habana; el que hizo que -en primera instancia-  negara, a pesar de las tozudas y tercas evidencias, ser él quien aparece en el famoso video aquél.

El señor Zuluaga va a tener suficiente tiempo de reflexionar y convencerse de que ser uribista no es delito, si se cree en unos "principios" políticos reales. Pero actuar como tal sí lo es, si se siguen los lineamientos morales del dueño del aviso, porque en el uribismo la moral, la decencia y la ética son meras leyendas urbanas, y actuar apegado a la ley y el ordenamiento jurídico es una costumbre tan inexistente como Supermán o las Tortugas Ninja.

@MiremosaVer


       


LINKIPEDIA 



No hay comentarios:

Publicar un comentario