Consejos magistrales al magistrado Pretelt

Hoy tenemos dos invitados especiales en la redacción de El Periódicko.com. Por una parte, a Salud Hernández-Mora, columnista estrella de El Tiempo, española nacionalizada en Colombia, amiga personal de Pacho Santos (él la trajo al país), prologuista del paraescritor Carlos Castaño (qepd), y por otra, a Roberto de Jesús Pombo, estrella de El Periódicko, quien por su vivacidad como mensajero y todero, se ha convertido en la mano derecha de quienes laboramos en este panfleto de mala muerte. Sin él, no habría quien nos trajera las ricas empanadas que venden en la tienda de la esquina, ni quien arregle la cisterna del baño cuando se daña la manija de soltar el agua. Jesús Pombo es el mueco más simpático del universo entero. Un man bacano. 

Chucho Pombo no conoce a Pacho Santos, pero una vez vio de lejos a Pacho Maturana. Chucho no le prologó ningún libro a Carlos Castaño, pero el comandante sí le escribió a él: una nota en la que le dio 24 horas para abandonar la pequeña parcela en donde vivía con su familia en Urabá. Y fue así como llegó a El Periódicko.com. ¡De Guatemala a guatepeor!   

Hemos reunido a estas dos figuras del periodismo para preguntarles sobre cuál sería el consejo que le darían al magistrado Jorge Ignacio Pretelt Chaljub en la complicada circunstancia en que se encuentra ¿Debe renunciar?¿Debe atornillarse -como todo un varón- en su silla de la Corte Constitucional?

La reunión fue corta pero sustanciosa. Como no había nada que ofrecerle a los invitados -ni siquiera tinto porque se acabó el café y la greca se dañó- la señora del aseo recogió tres porciones de granizo del que cayó ayer en Bogotá, y nos lo sirvió en tres vasos a manera de helado. Una manera muy original de romper el hielo.


-Doctora Salud Hernández, ¿qué cree usted que debe hacer en estos momentos el magistrado Jorge Pretelt. ¿Debe renunciar?

-Yo le diría al magistrado Pretelt que no, que no se vaya.

-¿Por qué le daría ese consejo?

-Porque si lo hace, sus colegas de las altas cortes se frotarán las manos felices y nada cambiará. Ellos y la Fiscalía General podrán seguir haciendo sus trapicheos con toda frescura. También reinará la felicidad en el Congreso y la Presidencia. Porque todos saben que en el concierto para delinquir y “politiquear” en que se ha convertido el sistema judicial de altos vuelos, son necesarias esas dos patas más. Y con su dimisión venderán al país la idea de que muerto el perro se acabó la rabia. Que con su salida y la desaparición del Consejo Superior renacerá la justicia. Y más hedionda no podrá quedar. Pestilente y bendecida la cloaca por un grueso manto de impunidad.
Roberto de Jesús Pombo

-El turno es para usted, mi estimado Roberto de Jesús. ¿Qué consejo le daría usted al magistrado Pretelt en estas circunstancias? ¿Debe renunciar?

-Hermano, yo le diría al magistrado Pretelt que no debe renunciar. Ni pal putas. Un buen uribista no renuncia... ¡huye!





LINKIPEDIA
Magistrado Pretelt, no dimita. Columna de Salud Hernández en El Tiempo

No hay comentarios:

Publicar un comentario