Hackearon a Doña Uriberta, pero resucitó y abrió nueva cuenta: @senora_uribista

Golpeada, manoseada, abusada e íngrima sola, así quedó Doña Uriberta después de que el mamertismo fareano le hackeara sin piedad alguna su cuenta en Twitter, en la que poseía 10.600 feligreses. Sin embargo, nada ha hecho la Fiscalía para investigar este delito de tiesa humanidad.
Montealegre se ha hecho el pendejo, lo que -en honor a la verdad- no le ha quedado muy difícil. Como si fuera poco, el presidente Juan Manuel Santos se ha negado a levantarse de la mesa de negociaciones en Cuba para protestar por este gravísimo atropello. Como bien lo expresara María Fernanda Cabal, "este desinterés es prueba plena de que el Gobierno está entrepiernado en oscuro contubernio con el sudoroso castrochavismo".


 Católica, uribista y apostólica (es decir, simpatizante del grupo paramilitar de Los 12 apóstoles), Doña Uriberta se ha distinguido por ser una valiente defensora de las buenas costumbres en nuestro país. Reserva moral del Centro Democrático, mano derecha de Alejandro Ordoñez, lóbulo derecho del finado Carlos Castaño, Doña Uriberta es heredera legítima del pensamiento de Laureano Gómez, de quien tomó desde niña el gusto por la ornitología política: el estudio y culto de los pájaros, sean estos aves de rapiña, chulos o chulavitas.

Gracias a Dios, la Colombia solidaria no ha abandonado a Doña Uriberta. Grupos independientes de ciudadanos han iniciado en todo el territorio nacional una gran campaña para restituirle a Doña Uriberta todos sus seguidores y fanáticos. Con la ayuda del doctor Lafaurie, se organizó una vaca para abrirle una nueva cuenta: @senora_uribista, desde donde Doña Uriberta trinará su sabia doctrina: llevar a Colombia a la paz ... de los sepulcros.

@dicksalazar



            


No hay comentarios:

Publicar un comentario