Nace una nueva estrella del stand up comedy

La semana pasada quedó demostrado que el superministro de la Presidencia, Nestor Humberto Martínez Neira, heredó de su padre, Humberto Martínez Salcedo, el sentido del humor, una virtud que el país hasta el momento no le conocía al ministro. ¡Sorpresas te da la vida!

Una fuente confidencial le dijo a El Periódicko.com que Martínez Salcedo, uno de los humoristas más famosos que tuvo el país -recordado por su personaje de Salustiano Tapias en Sábados Felices-, está carcajeándose en los cielos con las geniales ocurrencias de su hijo. Se siente orgulloso como padre. Y no es para menos.

Esta es la historia del nacimiento de la más grande estrella que el stand up comedy nacional haya visto en toda su existencia. Esta es la historia de cómo el humor nacional se dividió en dos: antes y después de Nestor Humberto Martínez Neira.

El miércoles de la semana pasada, a eso de las once de la mañana, el ministro Nestor Humberto se reunió por algo más de una hora con Álvaro Uribe, dando lugar al primer acercamiento que se efectúa en muchísimo tiempo entre la oposición (de ultraderecha) y el gobierno (de derecha).

Al salir de la histórica reunión, Nestor Humberto, mano derecha de don Luis Carlos Sarmiento Angulo,  habló con los medios de comunicación sobre su dialogo con Uribe y aprovechó para echar un par de chascarrillos con su original estilo: quedarse serio como si nada.

"Tomé la iniciativa de hacer una visita al expresidente Uribe porque hay mucho por hacer y hablar por Colombia", dijo Nestor, como preámbulo de sus dos chistes. La frase logró captar la atención de todos aquellos que estaban presentes en la rueda de prensa.

Humberto Martínez Salcedo (1932-1986)
en el papel de Salustiano Tapias
Tras arreglarse la corbata y la nariz, Nestor Humberto, soltó el primero de sus gracejos, que casi mata de la risa al medio centenar de personas -entre periodistas y curiosos- que lo rodeaban:

"El expresidente Uribe es un patriota, nosotros trabajamos por Colombia y sólo debemos tener una agenda, por Colombia”.

 La risa colectiva duró quince minutos seguidos. Quince intensos minutos. Hubo quienes rieron hasta desembocar en las lágrimas; hubo quienes de desternillarse de la risa pasaron a destornillarse, cayendo al suelo totalmente desarmados. Tuvieron los paramédicos que recoger las diferentes partes de sus cuerpos y llevarlas a los talleres del Congreso para intentar armarlas.

Las carcajadas eran tan estrepitosas que Martínez tuvo que  hacer un alto en sus declaraciones. Jamás en la historia del periodismo nacional había tenido que suspenderse una rueda de prensa en razón de que los periodistas y asistentes estuvieran alucinando de la risa (todos, absolutamente todos, menos Nestor Humberto que permanecía imperturbable).

Cuando la calma retornó al recinto, Nestor Humberto soltó su segunda bomba humorística, no sin antes arreglarse el caucho que le sujetaba la nariz de plástico rojo. Muy serio y con algo de parsimonia  expresó:

"Hay que reafirmar que el presidente Uribe no se opone a la paz, en el país no hay enemigos de la paz".

Nuevamente la carcajada fue general (tan general, que en la escala Richter del Humor alcanzó el grado de general de tres soles, el grado máximo posible).

Acto seguido, Martinez Neira hizo una profunda venia ante la concurrencia, de la misma manera como lo hacen los artistas de teatro o del circo al concluir una función. Como era de esperarse, la gente premió con un gran aplauso al artista.  Y esta ovación, a manera de una moderna estrella de Belén, señaló un importante nacimiento: el de Nestor H. como nuevo rey de los comediantes del país, por encima de Ricardo Quevedo, Freddy Beltrán, e incluso, de Alejandro Riaño.

@dicksalazar





Ahora cualquier delincuente puede ser llamado 'patriota', 
y todos sus delitos llamados 'deber'.  Gina Montealegre, @ginachef.






No hay comentarios:

Publicar un comentario