Periódico El Tiempo pide perdón a Colombia

De manera sorpresiva, el periódico El Tiempo le pidió perdón al país por la forma equivocada como manejó la noticia referente a las marchas que se efectuaron en el territorio nacional  con ocasión del Día del Trabajo.

El estupor fue general. Nadie esperaba un acto de semejante naturaleza. No es costumbre de El Tiempo ofrecer excusas, ni mucho menos pedir perdón. Pero lo más extraño es que nadie le había exigido a ese periódico una contrición pública por sus errores. "Que se sepa, no hay requerimiento judicial alguno en ese sentido. Ningún tribunal nacional le ha ordenado a El Tiempo disculparse con el país. Tampoco se lo ha solicitado la Corte Interamericana de Derechos Humanos, ni mucho menos la Corte Penal Internacional ", le dijo a El Periódicko.com Fercho Cipagauta, lustrabotas que desempeña su oficio en las inmediaciones del teatro Jorge Eliecer Gaitán de Bogotá. Pero el milagro ocurrió y esta es la historia.

La conmovedora ceremonia de perdón se efectuó a puerta cerrada en la oficina de Roberto Pombo Holguín, director de El Tiempo, el pasado sábado 2 de mayo hacia las diez de la mañana. Al acto tuvieron acceso tan solo tres personas:  Marina Torres, una de las señoras que tiene a su cargo la repartición de los tintos en ese diario capitalino, quien asistió en calidad de representante de la sociedad civil y de los trabajadores colombianos; Efraín González, celador de El Tiempo, que acudió a la ceremonia a título de representante de las fuerzas de seguridad del país y como delegado del ministro Pinzón; y Edilma Perez, recepcionista y telefonista de El Periódicko.com, invitada al acto de contrición para que representara a los medios de comunicación.

Estos son los principales apartes del sentido discurso leído por Pombo, en el que a nombre de el diario de Luis Carlos Sarmiento Angulo, pidió perdón al país:

"En El Tiempo sabemos que con estas marchas del primero de mayo los trabajadores pretendían unificar sus peticiones laborales, solidarizarse con los maestros, rechazar la propuesta de la OCDE de igualar la edad de jubilación para mujeres y hombres en 65 años, manifestar su apoyo al proceso de paz y su oposición al Plan Nacional de Desarrollo, plan que debe aprobarse la próxima semana en el Congreso y que, en opinión de los trabajadores, no refleja sus reivindicaciones ni las propuestas que hicieron en materia de salud, educación y justicia.

Sin embargo, nosotros desde El Tiempo, informamos escuetamente que las consignas de las marchas eran: 'solidaridad con los maestros, trabajo decente y mejores condiciones laborales'. Un acto de simpleza por el que debemos pedir perdón al país, a los trabajadores y a nuestros lectores. Realmente no hay derecho a resumir y reducir de esta manera los objetivos de las marchas llevadas a cabo, mientras a pendejadas como el horóscopo y al tarot le damos toda una página.

Pero más grave aún es lo que hicimos a nivel fotográfico. Sabemos que en el país se organizaron 79 marchas y que en ellas participaron algo más de 50 mil personas. Y en vez de presentar en primera página una fotografía que ilustrara la importante noticia de la movilización de estos miles de compatriotas, nosotros publicamos a cuatro columnas en la primera página de la edición impresa del sábado, la fotografía de un muchacho con el rostro cubierto tirando una piedra en la plaza de Bolivar. (Es cierto que publicamos una foto en donde se ve a una gran cantidad de gente manifestándose pacíficamente, pero no olvidemos que la publicamos en la página 4 para que no se notara mucho).

¿Qué efectos nefastos tiene esta clase de manejo fotográfico? Yo mismo contesto la pregunta: distorsionar la imagen de las marchas populares. Poner por encima de la movilización pacífica de miles y miles de ciudadanos, la conducta estúpida de un tirapiedras. De esta manera contribuimos con nuestro granito de arena en la construcción de la siguiente ecuación en la mente de los colombianos: movilizaciones populares igual desordenes; desórdenes igual terrorismo; terrorismo igual movilizaciones populares. Es una forma canalla de deslegitimar al movimiento popular, de la cual me avergüenzo profundamente.

Y lo más contradictorio es que como pie de foto escribimos el siguiente titular: Marchas. Leves disturbios en cinco ciudades en el Día del trabajo.  Yo me pregunto: ¿si los disturbios fueron leves, por qué carajos merecía la foto del tirapiedra semejante pantallazo en primera plana? Eso pone de presente la mala leche con la que muchas veces procedemos aquí en El Tiempo. Y es asunto por el cual hoy quiero pedirle perdón de todo corazón a los colombianos. Y estoy dispuesto a  hacerlo cada vez que cometamos un error de esta clase. Así que estimados Marinita, Efrain y señorita Edilma, a ustedes -como representantes de los distintos sectores que conforman la sociedad colombiana-, los espero puntualmente todos los sábados a las 10 de la mañana en mi oficina, para pedirles perdón por todos los errores que estoy seguro seguiremos cometiendo cada semana. Mil gracias".

@dicksalazar




Linkipedia
Perfil de Roberto Pombo Holguín. La Silla Vacía


No hay comentarios:

Publicar un comentario