Si nos vamos a echar un polvo no @EchemosVaina


Hace un par de días me dieron las tres y media de la mañana revolcándome en la cama. Y lo peor de todo: no me revolcaba acompañado, sino en solitario. Es bueno aclarar que revolcarse en solitario no significa, en este caso, revolcarse uno mismo con "Manuela", la compañera de todos. No niña, permítame explicarle:

Me revolcaba de angustia pensando en qué diablos escribir para El Periódicko. Nada se me ocurría, todo se me escurría. De pronto, una voz que me hablaba exactamente desde el centro de mi cabeza, en perfecto español me ordenó: "Levántate inmediatamente, cabrón,  y ponte a buscar un buen blog entre los tuiteros. Si te quedó grande escribir, dale oportunidad a otra gente, no seas enano".

Que yo recuerde, nunca Dios me había dirigido la palabra -con los ateos poco habla- y mucho menos para echarme un vainazo. Así que muy obediente me levanté como un rayo y me puse a buscar como un endemoniado un buen blog. Y con la ayuda del Cielo -y de mi computador- encontré uno que me encantó por su imaginación. Es el blog de @EchemosVaina, uno de cuyos artículos tengo el gusto de presentarles a ustedes. @dicksalazar


Pincher: la aplicación para encontrar pareja
Después de fracasar con las citas a ciegas, con las inscripciones a agencias matrimoniales y con los bares de mala muerte, la zootecnista y especialista en inseminación artificial Fulgencia Falla (mejor conocida como Fufa) decide emprender una nueva búsqueda de compañía utilizando esta vez una herramienta tecnológica para encontrar al hombre de sus sueños. A continuación su experiencia:

Gracias a una de mis amigas íntimas me animé a inscribirme a un portal de encuentros denominado Pincher, para la búsqueda de pareja. Tengo que reconocer que éstas herramientas me generaban cierta desconfianza frente a los hombres: muchos de ellos me parecían manipuladores, fracasados o psicópatas. Pero a pesar de ellos seguí adelante.

Reconocida por mis resentimientos, exageraciones, envidias, celos y avaricia decidí detallar en mi perfil que era una mujer de grandes sentimientos, pasional y sobreprotectora. En cuestión de días y como un guiño de la diosa fortuna encontré el mensaje de un sujeto interesante y elegante. Su nombre: Miles Curtis, contador público, dramaturgo, amante de los niños y con un enorme parecido a James Bond. 

Fulgencia Falla
No dudé un sólo minuto en contactarlo y nos vimos en una famosa cafetería del centro de la ciudad. Tengo que reconocer que en un principio este bajito, pecoso, desdentado, gordo y calvo personaje que se me presentó no fue de mi gusto, pero decidí seguir adelante para no hacerle un desplante que socavara su autoestima. 

En este primer encuentro lo veo desarreglado y le critico la ropa, su vestimenta es sucia, insinuante y vulgar. En cuestión de minutos logro llevarlo al llanto, pide perdón y se echa culpas. Reconoce que el de la foto no era él, sino Roger Moore. 

Por lo general, estas crisis desembocan en el sexo, que limpia las manchas, acalla las voces y desfoga la confusión. Reconozco que soy esclava de la tiranía de la piel, que todo lo justifica y borra. 

Fornicamos sin pronunciar palabra, cada uno metido en sus pensamientos (sobre todo él) y con la preocupación de quien pagaría la cuenta del motel. Después de cinco minutos de pasión el galán “deja los cubiertos sobre el plato”, “pone los codos sobre la mesa”, entrelaza sus manos y dice: "No soy lo que tú crees. En realidad me llamo Miller Cortés, soy cuentero, tengo cinco hijos y mi situación económica es dramática”. Y se mira en los espejos sonriendo como un lobo que acaba de cazar a su presa. 

Yo me refugio en el baño, con lágrimas en los ojos y una fuerte rasquiña. Después de este revolcón provocado por la abstinencia y el exceso de Pincher, aprovecho una siesta de Miller y huyo del lugar sin pagar un sólo centavo. Mientras camino a casa intuyo que Miller, fiel a su vocación teatral, seguirá gracias a Pincher con su comedia italiana. Por otro lado, yo guardaré la esperanza de que un nuevo contacto en Pincher se convierta por fin en el hombre de mis sueños.

Compartimos la imagen de Miller Cortés en su red social Pincher.

No hay comentarios:

Publicar un comentario