Extraña manifestación de protesta se efectuó en Plaza de Bolivar

Ayer se produjo en Bogotá la manifestación más extraña y dramática que jamás se haya visto en toda la historia de Colombia. Se trató de la primera manifestación "futurista" que se ha producido en el país y, seguramente, en el mundo entero.

Miles y miles de condenados a muerte se congregaron durante una hora en la Plaza de Bolivar al caer la tarde. Ni un solo grito, ni una sola consigna brotó de las gargantas de estas personas que saben que sus vidas penden de un hilo. Parecía una gran asamblea de mudos. Así permanecieron 60 minutos continuos y luego desaparecieron como si se tratara de fantasmas. La fuerza de su silencio estremeció la Plaza y le puso a Bolivar la piel de gallina. Impactante.


La Unidad Investigativa de El Periódicko.com -único medio que se "dignó" cubrir la extraña manifestación- puso en claro cuatro elementos sobre los condenados a muerte y su imponente manifestación.

1. Que estos condenados a muerte no estaban solos.
Pues estaban acompañados por sus hijos (que saben que quedarán huérfanos), sus cónyuges (que saben que quedaran viudos),y sus padres (que saben que sus hijos morirán primero que ellos).

2. Que la masa de manifestantes no es homogénea, pues la componía una gran diversidad de personas, no solo de todos los tamaños, procedencia y ocupaciones, sino de todos los colores...

Había soldados profesionales, campesinos, jornaleros, soldados bachilleres, militantes políticos, soldados a punto de terminar la primaria, indígenas, afrodescendientes, mestizos, blancos, líderes sociales, personas sin influencia, periodistas, desempleados con vocación de falsos positivos, jornaleros, desplazados, concejales, blogueros, amas de casa, alcaldes, pequeños finqueros, hacendados, tuiteros, defensores de derechos humanos, estudiantes, niños, jóvenes, comerciantes, ganaderos, guerrilleros, profesores, comandantes de frentes, subcomandantes, maestros de escuela, pilotos de helicópteros, sargentos, dragoneantes, tenientes, capitanes...

3. Que todas estas personas tan diferentes tienen, sin embargo, un elemento en común.
Saben que morirán en los próximos años en caso de que... ¡fracase el proceso de paz! Son las futuras víctimas de la guerra, los condenados a muerte, los que morirán si muere el proceso de paz, los que dejarán la Tierra si la guerra se prolonga...

4. Que todos ellos morirán de diversas causas.
Algunos bajo un bombardeo, otros como consecuencia de la explosión de un tatuco  o de un cilindro de gas con metralla. Muchos caerán "atropellados" por una bala de un moderno fusil, otra gran cantidad estirará la pata a consecuencia de las balas de un humilde revolver. Miles morirán a causa de una mina antipersona, cientos a causa de una granada olvidada. No pocos morderán el piso debido a las balas perdidas, muchos caerán bajo las balas disparadas con clara intención y negros propósitos. Algunos morirán secuestrados; otros en libertad, cumpliendo órdenes. Es que la muerte tiene mil colores... pero un solo sabor: amargo.


A propósito, amigo lector: no te vimos en la Plaza...

¿Estás tan seguro de que no morirás si continúa la guerra?

¿Estás tan seguro que nadie de los tuyos caerá en esa absurda masacre?

Me cuentas.

@dicksalazar








No hay comentarios:

Publicar un comentario