El Periódicko abrió proceso contra procurador Alejandro Ordóñez

La noticia tiene conmocionado al país. Por primera vez en la historia de Colombia, un medio de comunicación se toma la justicia por sus propias manos.  En un acto de arrojo y valentía, El Periódicko.com le abrió un proceso al procurador general Alejandro Ordóñez Maldonado, acusándolo de lentitud en el ejercicio de su cargo y despilfarro del tiempo laboral en beneficio de actividades solitarias de tipo concupiscente.  He aquí la épica y escandalosa historia:


Hace menos de una semana, el procurador Ordóñez formuló pliego de cargos al alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, por el posible desacato de normas constitucionales, legales y reglamentarias en la expedición de decreto 364 del 26 de agosto de 2014 por medio del cual se modificaron las normas urbanísticas del Plan de Ordenamiento Territorial (POT).

Hace tres días, en el comité de redacción de El Periódicko.com nos planteamos las siguiente preguntas: 

¿Por qué al Procurador se le ocurrió abrir la investigación contra Petro casi un año después de que el Alcalde expidiera el decreto 364 del 26 de agosto de 2014? 

¿Por qué tan solo 12 meses después decide actuar? 

¿Por qué diablos no le importó durante un año la legalidad del mencionado decreto? 

¿Qué estuvo haciendo don Alejandro durante estos dos semestres? 

¿ Por qué se quedó  todo este tiempo con las manos entre los bolsillos?

¿En qué estaba pensando don Alejo? 

¿Con qué jugaba cuando tenía las manos entre los bolsillos? 

Para investigar estas inquietudes, El Periódicko.com decidió abrirle proceso al procurador Alejandro Ordóñez. Los siguientes son los graves cargos que desde estas páginas tenemos a bien formularle:

1. Lentitud en el cumplimiento de sus funciones, falta que puede ser considerada como prevaricato por omisión, distracción y elevamiento. 

 2. Empleo del tiempo de oficina en actividades privadas inmorales (juegos lúdico-genitales desarrollados en los bolsillos a través de medios manuales), comportamiento que puede ser considerado un tipo especial de peculado: malversación del más valioso de los recursos del erario público: el tiempo laboral, un recurso que como el petro-leo  no es renovable. Si bien es cierto que cada quien es libre de hacer lo que quiera con su juguete, también es cierto que la oficina no es el lugar indicado para ejercer dicha libertad en solitario.

El Periódicko.com, como representante y defensor de los intereses ciudadanos (título que ante notarìa nos autoadjudicamos hace cuatro días), tiene la obligación moral de iniciar este proceso contra Ordóñez. Iremos hasta las últimas consecuencias.

No podemos permitir que un burócrata lento en el cumplimiento de sus funciones y dilapidador de su jornada laboral, llegue impunemente a la presidencia de la república. Alguien tiene que atajar al candidato presidencial Ordóñez; alguien tiene que poner en cintura a este tortugo lefebvrista escapado de la era jurásica. Y los llamados a hacerle zancadilla somos nosotros. ¡Con mucho gusto!

@dicksalazar


No hay comentarios:

Publicar un comentario