"Con renuncia de Roux, Bogotá pierde gran oportunidad": @margaritavela

Nunca he tenido "disciplina de partido" pero me atreví a soñar con una nueva forma de hacer política, lejos de la corrupción y las legendarias dinastías que han desangrado el país desde hace muchísimos años, cuando el profe Antanas Mockus nos devolvió el amor por Bogotá y cuando años más tarde nos invitó a montarnos en esa ola verde de esperanza que despertó tantos corazones.

El partido Verde (hoy, Alianza Verde) me decepcionó cuando apoyó a un Peñalosa que rápidamente olvidó el "No todo vale" para que un Uribe, ya vencido en Bogotá, le cargara el megáfono y bailara a su lado el "Aserejé".

En medio de una segunda desilusión, por no encontrar el suficiente respaldo para que John Sudarsky fuera el candidato presidencial, volví a unirme a los esfuerzos verdes para apoyar a tres mujeres que me siguen llenando de esperanza: Angélica Lozano, Ángela María Robledo y Claudia López.
Hoy, nuevamente el partido Verde vuelve a decepcionarme cuando, al no mostrar el apoyo decidido y necesario a la candidatura por la Alcaldía de Carlos Vicente De Roux, propician su renuncia. No sé cuándo entenderán que la única forma de lograr el cambio añorado es dejando atrás los cálculos politiqueros y apostándole justamente a ese cambio. 

Los candidatos que realmente representan el espíritu que nos convocó hace más de 5 años no son los más conocidos justamente porque no se alimentan de la maquinaria, porque no reparten favores ni prometen beneficios amañados, porque no regalan mercados ni tamales ni panelas, sino que estudian a fondo las problemáticas, trabajan con las comunidades y hacen propuestas realistas; hay que hacer el esfuerzo de resistir, difundir y continuar educando, pero si se dejan asustar por las encuestas y dudan haciendo cálculos, cada vez se desdibujarán más.

Mi enorme agradecimiento y solidaridad con Carlos Vicente... y tocará revisar propuestas a ver si este voto no se va en blanco; sólo tengo claro que no votaré por Peñalosa y difícilmente lo haría por Pardo... amanecerá y veremos.
Siento que el día de hoy, Bogotá ha perdido una gran oportunidad.

@margaritavela




Pese a sus contradicciones y debilidades, sin duda los Verdes en Colombia son una fuerza clave para la democracia colombiana. Claudia López, Antonio Navarro, Jorge Iván Ospina, Angélica Lozano, Ángela María Robledo, Luis Carlos Avellaneda, Camilo Romero, Jhon Sudarsky, Antonio Sanguino, Carlos Vicente de Roux, Roberto Saénz, son algunas de las valiosas personas que dirigen actualmente esta colectividad. 

Según el Dane, los verdes prácticamente cada cuatro años cambian de nombre. Y es cierto. Desde el 2005, año en que se organizaron por primera vez como partido, se han puesto cuatro motes: Opción Centro, Partido Verde Opción Centro, Partido Verde y se rebautizaron como Alianza Verde  cuando en septiembre de 2013 hicieron alianza con el Progresismo. "Un nombre para cada etapa de desarrollo no está mal", dice Iván Lalinde, simpatizante de los verdes. "Cambiarse de nombre cuatro veces es una exageración", critica la analista política Natalia Springer.  

Bajo la candidatura presidencial de Antanas Mockus en 2010, los verdes generaron uno de los fenómeno de masas más esperanzadores de los últimos tiempos: la denominada "Ola Verde", que amenazaba con convertirse en un tsunami contra el establecimiento.  Desafortunadamente múltiples factores y errores hicieron que la Ola Verde se diluyera y decepcionara a muchos.  Precisamente este tuit de Jorge Mario García retrata de manera aguda esta situación.  @dicksalazar






No hay comentarios:

Publicar un comentario