El negocio de la chiva periodística

"El periodismo es el negocio de la chiva, de lo nuevo, de lo que nadie sabía", reza un letrero en la entrada principal de un medio de comunicación nacional en el que estoy de visita, invitado por el jefe de redacción.

No me gusta la idea del cartel.

¿Acaso la chiva no es la prostitución del periodismo colombiano? ¿Acaso lo importante no es publicar antes que nadie la noticia, sino publicarla bien? Como dice la novia de un periodista amigo, "el problema no es de velocidad, el problema es de profundidad".



"La chiva es la razón de existir del periodista, su motor, la gasolina de su ego, la prueba plena de su valor profesional", me dice con convicción el jefe de redacción, mientras caminamos por un pasillo hacia su oficina. La idea me impacta, me mueve el piso.

Amablemente me invita a un tinto. Acepto. Acepto voluntariamente porque... no tengo razón alguna para no aceptar: el tinto es gratis y la clase de periodismo, ¡también!

El hombre es una metralleta, todo una biblia, dispara ideas sin parar, pontifica a diestra y siniestra.

"Periodista que no consigue chivas, no es periodista: es mejor que se dedique a la cría de cabras", me dice con ironía el jefe de redacción, mientras disuelve un sobre de stevia entre el tinto.

En minutos este hombre ha puesto patas arriba todas mis ideas. Y de qué manera: ¡hasta los cucos se les ven a mis pobres conceptos!

Tras revolver el tinto con parsimonia, me suelta esta frase que estremece mis cimientos periodísticos:

"Solo pesca chivas aquel que tiene olfato y asume riesgos, aquel que está en el sitio correcto en el momento adecuado".


UNA SEMANA DESPUÉS

Heme aquí, siete días después de mi visita al gran medio de comunicación, en el sitio correcto: sentado en mi escritorio, enfrente de mi computador, tomándome un Chivas Regal en compañía única de mi imaginación, y en el momento adecuado: saliendo de una gripa que me tenía completamente acabado el olfato.

Heme aquí, asimilando a mi manera las enseñanzas de aquel pragmático jefe de redacción.

Heme aquí, asumiendo el riesgo de publicar de un solo golpe seis chivas para los lectores de El Periódicko.com:

Primera chiva. El colombiano Hernando Rodríguez Pérez, empleado bancario y padre de cuatro niños -tres hembritas y un varoncito-, ingresará a los Guinnes Record en el primer trimestre de 2016, por dos razones. ¡Aplausos, por favor!

Segunda chiva. Rodríguez Pérez se convertirá en la primera persona en toda la historia del país en ser asesinado por un taxista  de 353 varillazos, superando el récord anterior de 227, en cabeza del pasajero Esequiel Ruiz (Qepd).

Tercera chiva. Rodríguez Pérez pasará a la historia, no solo por el número de varillazos recibidos antes de pasar a mejor vida, sino también por ser el primer pasajero que muere al pagar una carrera con un billete absolutamente nuevo:  uno de $100.000, escandalosa denominación que el Banco de la República pondrá en circulación hacia finales de marzo de 2016.

Cuarta chiva. El expresidente Carlos Lleras Restrepo (1908-1994), abuelo del vicepresidente Germán Vargas Lleras, será llamado a declarar como testigo del crimen del pasajero Hernando Rodríguez Pérez. Algo debe haber visto el expresidente liberal: no en vano, los billetes de $100.000 llevarán impresa su cara.

Quinta chiva. Esta será la segunda vez que Carlos Lleras se vea envuelto en hechos polémicos. La primera vez ocurrió en las elecciones presidenciales de 1970 cuando, siendo presidente y obligado por el Espíritu Santo, permitió el fraude electoral a favor de Misael Pastrana Borrero -el papá de Andrés- y en contra de Gustavo Rojas Pinilla, el abuelo de Samuel e Iván Moreno Rojas.

Sexta chiva: En junio de 2016, los hermanitos Moreno alegarán en su defensa que "Si a nuestro abuelo le robaron las elecciones, ¿por qué carajos nosotros no tenemos derecho a robarnos a Bogotá?"

Y hasta aquí mis chivas futuristas. ¿Cómo les quedó el ojo?
Ya lo decía un viejo sabio: "El periockdismo es el negocio de imaginar chivas con antelación".

@dicksalazar





LINKIPEDIA

¿Cómo serán los nuevos billetes y quienes aparecerán? Semana








3 comentarios :

  1. Me gustaron las chivas futuristas. Podriamos construirlas más seguido y con posible participación de los accionistas de este importante medio :)

    ResponderEliminar
  2. Excelente idea, Claudia Paola. Desde ya vislumbro que así será.¡ Extra, extra, noticia de última hora, la gente escribe!

    ResponderEliminar
  3. La chiva viene siendo como una droga alucinógena para much@s en l

    ResponderEliminar