Ella es: @RuthAbello, una señora tuitera

Vive en la Sucursal del Cielo. Esta tuitera caleña llegó al planeta un 27 de abril de no hace mucho tiempo. Pertenece a "esa generación que celebraba por toda la cuadra cuando volvía la luz".

Se llama Ruth, se apellida Abello, y en Twitter se firma @RuthAbello. Tiene por segundo nombre el de Josefina, un nombre que piensa usar solo cuando se convierta en abuelita. Pero también tiene otros nombres: hay quienes de cariño le dicen Negra o India. "A mí me suena como si me dijesen mujer, porque nada define mi única raza... la humana", escribió Ruth al respecto en Twitter.

Le apasiona el fútbol, adora al América. Le gustan los chocolates, el vino, las flores, y sobre todo, le encanta leer. "Mi gusto por la lectura surgió porque en mi casa éramos tantas que no cabían los amigos imaginarios", explicó Ruth en Twitter. Y ciertamente en su casa eran muchas: ¡Ruth tiene siete hermanas!

"Que me falte la fe, pero que no me falte Dios", dice esta economista, cuyo más grande pecado es el de  leer  El Periódicko.com desde tiempo atrás.


ELLA CREE...

La Negra cree que: "Lo más lindo de Colombia es su gente... menor de tres años".

A la India el derecho igualitario que más le gusta es...  "que todos los niños sean felices".

Ruth piensa que: "Los amigos son esa gente que anima a los lados, cuando uno pedalea por la vida".

Josefina afirma:  "Los abuelos fueron la parte más linda de mi infancia".

Ruth Josefina confiesa: "Menos mal que en mis tiempos de escuela no había selfies, porque yo era la eterna niña de trenzas".


NO LA CONOZCO
No la conozco personalmente. Nunca he hablado con ella. Y muy seguramente nunca la podré ver frente a frente ni podré escuchar su voz: soy un colombiano que vive en la Sucursal del Infierno, a miles de kilómetros de Cali, casero, sedentario, medio ciego y sordo.  Solo he leído sus tuits. Y a través de sus trinos he conocido a la mujer ingeniosa, inteligente y de criterio que hay en ella.


LA IMAGINACIÓN
Y precisamente a partir de sus tuits -que transcribo entre comillas- inventé esta conversación con ella. La imaginación y la fantasía son las únicas herramientas que tenemos quienes vivimos atornillados a una silla de ruedas y confinados entre un oscuro y húmedo sótano, para entrevistar a quien nos dé la gana en cualquier confín del universo.  (Permítame una pregunta, amigo lector: ¿le conmovió mi situación personal? No se preocupe, en Navidad la sensibilidad ataca a muchos. Pero tranquilo: en enero del año nuevo se le cura).


LA COCINA
"Mis hijos han crecido tanto que ahora la infantil soy yo", me dice Ruth, madre de un niño y una niña, mientras saca de la nevera de su casa tomates y cebollas.

Guarda silencio unos segundos y con acento valluno me suelta esta frase: "Todas nos creemos las mamás de niños prodigios..."

-Menos mi mamá. Ella era una mujer crudamente realista. Desde el principio tuvo claro la clase de hijo mayor que tenía -le digo yo con cara de ovejita huérfana.

-Estás terriblemente autocrítico, Dick -me increpa Ruth con voz irónica-. Hay días en que yo también me siento así: "De niña fui insoportablemente llorona, lo de insoportable se me quitó..."

- ¿Por qué pelas tanto tomate y picas tanta cebolla? -le pregunto a Ruth con mi estúpida curiosidad masculina.

-"Preparo y reservo en la nevera el hogao para toda la semana. Me estoy convirtiendo en mi mamá" - me responde.


UNIDAD INVESTIGATIVA EN ACCIÓN
Sé de la importancia de la mamá en la vida de Ruth. Un tuit que escribió el 27 de octubre de 2015 así lo puso de manifiesto: "Yo soy de esas mujeres autónomas e independientes que cuando se enferma va a dar a la casa de mamá".

Sé también de la importancia de su padre en su vida. En julio 31 de 2015 tuitió: "Cuando niña oía a mi papá decir que él daría la vida por la patria y yo odiaba a la tal patria por no defenderse sola".

Ruth es pacifista. En octubre 3 de 2015 lanzó su manifiesto: "Que el único que vaya a la guerra sea Mambrú". "Los héroes en Colombia sí existen. Lo ideal sería que no los necesitáramos". "No porque uno sea pacífico es débil, o si no que lo diga nuestro mar". "Tanta guerra y yo sin odios".

Un manifiesto pacifista que en noviembre remató con esta frase: "Yo creo en la vida, antes del nacimiento y después de la muerte".


COSMOGONÍA: AGONÍA DEL COSMOS
La Abello tiene su propia y original cosmogonía: "El cielo se rompió y caímos en este infierno", escribió en la mitad de julio de este año para explicar el origen del duro mundo en el que vivimos.

Y a propósito de cielo, personalmente puedo dar fe de que esta caleña ha escrito interesantes frases relacionadas con el tema.  Estas son algunas de las que recuerdo: "Tan bonita esa gente que cree en Dios y no se las da de apóstol". "Dios me libre de su fanaticada". "Los buenos van al cielo y los malos a la política". "Ateo no es sinónimo de inteligente, ni creyente es sinónimo de bueno".

Como si fuera poco, Ruth es alumna del profesor más estrambótico de todo el país. Recibe clases de una máquina obsoleta. "En la vida he aprendido mucho de mis errores y de mi carro viejo", contó en Twitter a finales de octubre.


AMANECER
Hay días que Ruth Josefina amanece con humor negro, como cuando escribió hace poco: "Yo estoy en contra del aborto hasta que pienso en la mamá de Maduro". También hay días en que no amanece muy bien; por ejemplo, el 20 de julio escribió: "Me puse al revés el destino". Pero unos días después escribe cosas como esta: "La tristeza sólo se permite cuando no hay otro remedio".

Hay mañanas en la que la señora Abello se despierta irónica y plasma en su cuenta de Twitter frases de este tenor: "Hoy amanecí tan sapiente que no le discuto a nadie". Otros días se levanta con la tolerancia a flor de piel y digita ideas de este talante: "La autoestima debe ser alta pero con techo, arriba de éste reposa la prepotencia". "Tener la razón es como tener el balón, hay que cederlo cuando el otro está mejor ubicado".

"Hay gente que tiene en el alma un cuarto de san Alejo... Lleno de guardados", escribió Ruth una tarde en que llovía a cántaros, y las calles estaban convertidas en ríos. En horas de la noche, inspirada en el húmedo paisaje de las vías, redondeó su pensamiento publicando esta frase: "A los ríos y a las personas los prefiero transparentes más que profundos".



SOLO SÉ QUE ALGUNAS COSAS SÉ
Twitter es una biblioteca al alcance de todo el mundo. Si no estoy mal, "stalkear", espiar, esculcar el perfil de alguien en las redes sociales,  es ya un derecho consagrado en la Constitución de Colombia; o al menos, un derecho de la Unidad Investigativa de El Periódicko.com, si el propósito es rendirle un sencillo homenaje a uno de sus talentosos lectores.

Hay tantas personas, tantos tuiteros sobre los que me gustaría escribir... ¡la lista es infinita! Este reportaje es el primer paso en esa dirección. La próxima nota, podría ser sobre usted, amigo lector.

Sé tantas cosas de Ruth, pero ella no lo sabe. Sé tantas cosas de ella vía Twitter, que creo conocerla. He examinado -y estudiado- todos los tuits que emitió en el segundo semestre del 2015; casi que me los sé de memoria. ¡Gajes del periodismo investigativo!

-"No diga que me conoce si nunca me vio jugando rayuela", sorpresivamente me dice Ruth, como si me leyera el pensamiento. ¡Me impacta! Sin saber por qué me sonrojo. Me siento descubierto. Me provoca que la tierra me trague, me gustaría escaparme en mi silla de ruedas por entre un túnel...

- !Bueno, ya somos dos!  -me dice Ruth."Llevo muchos años escapándome por El Túnel de Ernesto Sábato".

Me privo del susto. Y la entrevista se acaba, porque privado no escribo. ¡Punto final!

@dicksalazar




1 comentario :

  1. Dos aspectos para destacar en esta nota:
    1-La sagacidad, astucia y habilidad del autor, para realizar un trabajo excelente y
    2-Esa personalidad subyugante y fuerte de Ruth que ya- quienes seguimos sus trinos- habíamos adivinado

    ResponderEliminar