Muerte de un amor plástico. Cuento corto de @Adosdelrio

Sé que debo dejar de verte; desecharte, sería una palabra muy dura que no debo usar y menos, siendo consiente de todo el tiempo que, sin pedirme nada, me brindaste tu compañía y calladamente, estuviste presta a satisfacer todos mis deseos, incluso los más insanos.

No puedo seguir pegado a ti porque este fin de semana me caso con una mujer a la que conocí en la universidad y con la que me iré a vivir a partir de mañana, en su apartamento; empezaré una nueva vida a su lado y tú debes entender que ella no admitiría, por ningún motivo, que yo también estuviera contigo. Por eso, te dejare sola en esta habitación que tantos años compartimos. 

Me siento un poco mal, te lo confieso; pero me tranquiliza saber que a ti, esta despedida no te molestará en lo más mínimo, que no sufriras y que si algún día te vuelvo a necesitar, no tendré más que venir. ¡Al fin de cuentas, solo eres una muñeca inflable!



@Adosdelrio


No hay comentarios:

Publicar un comentario