"Centro Democrático: ni de centro ni democrático". @MiremosaVer

Durante los ocho años de gobierno del hoy senador Álvaro Uribe Vélez quedó claro para todos (para sus devotos y obsecuentes admiradores y para quienes no somos uribistas precisamente “porque entendemos realmente los postulados políticos del senador”) que, aunque inició su brillante carrera política bajo las banderas liberales, es un hombre de derecha, de derecha en pensamiento, palabra, obra y omisión, parafraseando las palabras que los sacerdotes católicos pronuncian desde los púlpitos, los pulpos y los pulpotes.

Fundación del CD
Acorde con su tremenda astucia política, y aupado en la veneración casi perruna de sus prosélitos, el ex presidente fundó en 2013 el partido Centro Democrático, como una alternativa política de oposición al gobierno presidido por su antiguo seguidor, subsiguiente traidor y actual amigo del terrorismo Juan Manuel Santos. 

Pero no fue sino hasta julio del 2014 que se constituyó oficialmente como partido político, al obtener una histórica votación de casi 8 millones de sufragios y ubicar 39 congresistas en las curules del Capitolio Nacional. 

"Los niños somos el futuro del país"
¿Democrático? 
Por eso considero pertinente preguntarme (y preguntarles) si el Centro Democrático es un partido democrático y de centro, si es realmente tan democrático y tan de centro como sus miembros pregonan y afirman con vehemencia, insultos y hasta llamados a la desobediencia. 

Habría que iniciar aclarando que una de las diferencias entre la derecha y la izquierda en términos políticos es que la primera preconiza un acatamiento inflexible a la autoridad y la ley, así esta abuse y apele a la violencia, mientras la segunda se opone a las vías violentas para restablecer el orden y propone diálogos antes que confrontaciones.

"No es mi culpa si el país con el que yo sueño 
sea para usted una pesadilla". 

Así las cosas, tengo que decir que considero que el Centro Democrático no es un partido democrático, porque desde su líder para abajo, a lo largo de toda la pirámide “ideológica”, recurren a los señalamientos, las sindicaciones y las amenazas para defender sus postulados. 

Tan adolece de democracia este partido “de oposición”, que si el senador Uribe dice que el presidente Santos es un traidor, todos a una, como en Fuenteovejuna, corean “¡Traidor!”; si el ex presidente acepta sin despeinarse una decisión tomada por el gobierno, todos sus áulicos declaran en los medios que es una decisión acertada. Esos unanimismos serviles chocan con el concepto de democracia.

No olvidemos que el Gran Líder del CD en el pasado propuso a sus congresistas que aún estaban libres, votar por sus proyectos mientras no estuvieran en la cárcel (ver dramático video); ofreció darle en la cara marica a una asustada 'Mechuda', mientras clamaba aparentemente iracundo que ojalá le estuvieran grabando la conversación (ver divertido video); y señaló de terroristas a cuanto periodista, congresista y crítico expresó públicamente no estar de acuerdo con su estilo de gobernar. Si eso es democrático, por favor, explíquenme otra vez a los griegos.


"Desde la patria de Donald Trump,
cordial saludo a todos los lectores
de El Periódicko".
¿De centro?
Por otro lado, no sé si sea de centro un partido (debo confesar que al digitar, me comí la “t”, y quedó parido. Después de pensarlo dos veces, decidí ponerla, y no hacer caso a mi diablillo interior), pero volvamos al cuento, decía que no sé si sea de centro un partido que ante las expectativas del gobierno y de gran parte del país por lograr que las Farc dejen el terrorismo y el narcotráfico, y hagan política, el Centro Democrático hace cada vez más llamamientos a la división, al escalamiento de la confrontación ideológica y política, a la continuidad del desangre fratricida y el atraso social y económico.

Lo que yo concibo como un partido político de centro, es una agrupación de personas de todas las vertientes ideológicas, de todos los orígenes políticos, de todos los matices culturales, unidos por una propuesta o una línea programática, para lograr un objetivo o unos objetivos que convoquen, que sumen, que atraigan. 

Pero lo que veo en el partido del senador Uribe es un grupo de personas que llaman a la división clasista entre sus coterráneos (Ver aristocrático video); que desean el peor de los fines para uno de los colombianos más ilustres y el más universal de todos (Ver vergonzoso video); y que huyen de la justicia cuando los requiere para que demuestren su inocencia o culpabilidad en toda suerte de pilatunas, por no utilizar un sustantivo más judicial.


"Leer este tipo de artículos me causan
aburrimiento tripledemocrático"
Por último, me quedan dudas acerca de si es democrático y de centro un partido que tiene en medios de comunicación y en organismos del Estado a varios de sus más influyentes y beligerantes miembros criticando desde los micrófonos y el púlpito del Ministerio Público todo lo que intenta hacer el gobierno de JuanMa, y calificando de “persecución política y judicial” las acciones de organismos estatales que requieren a miembros del CD para que den explicaciones ante los entes investigadores, acciones que son aplaudidas por ellos cuando son emprendidas contra ciudadanos que no pertenecen al uribismo. 

@MiremosaVer


LINKIPEDIA
"El Centro Democrático soy yo". Dick Salazar. El Periódicko.

   

No hay comentarios:

Publicar un comentario