El amor... ese dulce tirano. Por: @nanatejada

El doctorado que cursé en la Universidad París V en arqueología virtual, sin lugar a dudas me ha resultado de gran utilidad. Gracias a estos conocimientos, está mañana logré desenterrar en la web un interesante y bonito texto escrito en agosto de 2012 por Adriana Tejada Schmitz.

Nana Tejada abrió su blog "Contando Pensamientos" hace casi cuatro años, exactamente el 21 de mayo de 2012. En ese año su pluma dio luz a 13 entradas. El texto que hoy compartimos con ustedes -gracias a mi doctorado en Arqueología virtual, no sobra recordarlo- se titula El amor... ese dulce tirano, y corresponde al quinto post que ella publicó en aquel año. Espero que lo disfruten. Bienvenidos a la génesis de Adriana Tejada. @dicksalazar
 

El amor... ese dulce tirano

¿Es el amor una necesidad, un requisito, una pasión
o un hermoso sentimiento que el corazón pone a latir sin descanso, 
sin tregua, ni quietud?

El amor es ese duendecillo que se apodera del pensamiento, 
de los suspiros y de los sueños...

¿Qué pasa con el amor? 
¿Por qué interrumpe de repente en nuestra vida? 
¿Por qué llega sin avisar? 

¿Por qué se abre paso en un lugar donde no hay espacio, 
donde no hay tiempo, donde no hay oportunidad..?




¿Qué pasa con el amor, 
que no entiende razones, 
no comprende reflexiones, 
no escucha sugerencias?

Porque el amor es ese dulce inconsciente, 
porque es esa sutil manía, 
porque lleva a sus víctimas hacia la perfecta locura sin compasión, 
porque nos hace perder hermosamente la razón. 

El amor es ese dócil dictador con el que no puede negociarse, 
es ese tierno opresor que no admite una tregua, 
es ese amable tirano que no permite rendirse.

¿Qué hace el amor con las palabras que transforma en hermosas confesiones del alma? 

¿Qué hace con las miradas que convierte en goticas imperceptibles 
de sentimientos misteriosos? 

¿Qué hace con las caricias que alteran los sentidos infinitos? 

¿Qué hace con los tenues y delicados besos que perturban la existencia del ser?

¿Dónde esconde el amor las respuestas que darían solución a tantas incógnitas? 
¿
Dónde tiene las piezas que le hacen falta al rompecabezas de la cordura? 

¿Dónde se oculta el amor cuando tiene que asumir la responsabilidad de su demencia?

El amor debería conceder la oportunidad de recobrar el rumbo, 
debería otorgar el instante para recuperar el aliento 
o simplemente ceder un segundo de sensatez 
para poder dar la vuelta y decir adiós. 




Pero el amor no es tan tonto 
para permitir que el corazón deje de latir, 
deje de vivir o deje de soñar.

¿Tú dejarías que el amor 
se apoderara de ti 
y te permitiera soñar?

@nanatejada


                                           

No hay comentarios:

Publicar un comentario