Volando bajo. Cuento corto de @AdosdelRio

Esa mañana se despertó más cansado y nervioso que de costumbre; la verdad, no había dormido bien. El presentimiento que algo iba a salir mal lo mantuvo dando vueltas en la cama durante toda la noche.

Apenas tomó los mandos, un escalofrió que lo recorrió de pies a cabeza le hizo preguntarse si ese no sería su ultimo día; pero aun así, sabía que tenía un compromiso que debía cumplir. Respiró profundo y se dispuso a pilotar la aeronave.




El 727 carreteó limpiamente por la húmeda pista y levantó el vuelo. Aunque adormilado, se sintió seguro, revisó profesionalmente los controles de la nave, ojeó el informe del estado del tiempo… y de pronto vio que la montaña se le venía de frente. 

Aterrado supo que ya no tendría tiempo para maniobrar y por su mente pasó, en una fracción de segundo, como en una película, toda su vida. 

Recordó su niñez, las travesuras con los amigos del barrio, su primer colegio, la novia con la que quería fugarse cuando tenía veinte años, su grado en la universidad, la muerte de sus padres, el día de su boda, pero en especial, a su esposa y a sus dos hijas. Habían esperado tanto de él, tenían tantas esperanzas en el futuro… y eran tan frágiles. 

Cerró los ojos con fuerza al mismo tiempo que, comprendiendo su absoluta impotencia ante lo que se avecinaba, deseo que acabara enseguida. Fue solo un instante. 

Los abrió sorprendido, como despertándose de una terrible pesadilla, cuando sintió una mano palmoteándole el hombro y escuchó la conocida voz del instructor que le decía: 

-¡Definitivamente usted no sirve para esto, fue su última oportunidad, déjele el simulador de vuelo a otro estudiante!

Armando Abril
@AdosdelRio

     

No hay comentarios:

Publicar un comentario