A Álvaro Uribe Vélez se le arruga

-¡Maduro está paranoico! -me dice ella, mientras prepara todos los instrumentos para depilarse, su ritual de los miércoles cada quince días. Se acerca el fin de semana. "¿Con quién tendrá cita?", me cuestiono en silencio, con envidia y una brizna de celos.

-¿Por qué dices eso? -le pregunto, sin abandonar mis pensamientos secretos: "¿Será que mañana tiene planeado verse con algún hombre? Si es así, a mí qué me importa. Al fin y al cabo es solo una amiga".

-Mira lo que publicó El Colombiano -me responde la mujer a la par que toma un ejemplar del diario y me lee en voz alta la noticia:



"El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció su decisión de iniciar ejercicios militares de la Fuerza Armada venezolana (FANB) para prepararse para “cualquier escenario”, luego de informar de unos supuestos planes de intervención desde el extranjero".


Hace una pausa para poner el tarro amarillo de la cera depilatoria encima de una pequeña estufa que tiene en el baño de la habitación, la pone en temperatura media y rápidamente regresa al cuarto. Toma nuevamente el periódico y continúa con la lectura:

El anuncio del mandatario fue hecho un día después de su decisión de decretar un estado de excepción y emergencia económica que le daría “el poder suficiente” para, entre otros asuntos, hacer frente a un supuesto golpe de Estado en su contra y a los planes del expresidente colombiano Álvaro Uribe de una intervención de “ejércitos extranjeros”. Maduro reiteró su denuncia contra el expresidente Uribe sobre supuestos planes del político colombiano de promover una “conspiración contra Venezuela”.


Dobla el diario y lo coloca con cuidado sobre la mesa de noche. Ella es ordena y metódica. Toma delicadamente en las manos una tira de lienzo de depilación (escena sensual que me alborota), y me dice con energía:

Maduro: tiempos borrosos, tiempos oscuros. 
-¡El hijueputa está loco como una cabra! No sabe qué inventarse. ¿Qué tal el cuento de la conspiración de Uribe contra Venezuela?

-¿Cuento? Ni tanto... -le respondo mirando fijamente la tira. "Quién fuera tira", pienso.  Y es raro que piense una cosa así: nunca soñé con ser detective. Y sin saber por qué diablos, en un segundo se me viene a la cabeza el verbo tirar. Tirar la conversación política al carajo y decirle que a veces no la veo como una amiga, que hablar de política con ella es tan solo una forma de evadir lo que siento...

 - ¿Entonces tú no crees que todo lo que Maduro dice es puro cuento? -me pregunta, sacándome de un solo tirón de mis cavilaciones. Forma dura de regresar a la realidad.

-No, no todo lo que dice es cuento -le explico-. Muchas veces exagera, pero al menos esta vez algo de cierto hay tras sus denuncias.

-¿Tienes pruebas? -me pregunta ella, echándose con ambas manos sus cabellos hacia atrás. (Sensualidad que me desbarata y me despeluca).

-Sí, claro -le respondo.

-Muéstramelas, si eres tan varón... -me dice con coquetería, dejando ver medio muslo bajo la bata de baño.

-Si mostrar pruebas fuera signo de masculinidad, Uribe sería un completo afeminado - le argumento entre balbuceos, haciéndome el que miro para otra parte.

-Tienes razón...

-¿Has visto este video de Uribe? -le digo mostrándole mi celular (un "flecha" inteligente y culto).

-No, en absoluto. ¿Qué dice?

-A un grupo de periodistas venezolanos, textualmente les manifestó lo siguiente:

"Su ejercito o sus fuerzas armadas tienen que proteger a la oposición... o pensar, o pensar... qué país democrático es capaz de poner sus fuerzas armadas democráticas al servicio de la protección de la oposición de Venezuela. ¡Cuidado! Esa tiranía no escucha retórica. Hay que enfrentarla con toda la energía".




-¿Y cuándo fue eso? -me inquiere.

-El pasado 13 de mayo, en una cumbre convocada por la fundación Concordia en Miami a la que acudieron cerca de 200 personalidades de los sectores público y privado del continente americano.

Ella se queda unos segundos pensativa, me mira fijamente y fingiendo enojo exclama:

-¡Miserables, no me invitaron!

Acto seguido suelta una de sus mejores risas y luego me pregunta con dulzura:

-¿Y tú, mi niño, estás seguro de que esas declaraciones de Uribe son un llamado a intervenir militarmente en Venezuela?

- Por supuesto que estoy seguro, niña. La protección a la oposición venezolana por parte de un ejercito extranjero solo podría efectuarse si dicho ejercito entra al territorio venezolano. Eso sería, obviamente, una ocupación militar, una intervención, por muy "democrático" que sea el ejercito extranjero y muy "democrático" que sea el país dueño del ejercito en cuestión. En principio, un Estado soberano no puede permitir que fuerzas militares de otra nación ingresen a su territorio.

La explicación me salió bien. Todo un mérito cuando en realidad tengo la cabeza en otra parte. "¿Imaginar a una mujer depilándose constituye una intervención militar en su intimidad?¿Toda depilación incluye hacerse el bikini?", son las preguntas que rondan en mi mente demente. No hay remedio: soy un deplorable depredador depravado. ¡Qué deprimente!

-¿Y por qué diablos la prensa colombiana no publicó el bendito video? -me pregunta ella, con autentica intriga y algo de estupor-. Así uno podría al menos entender algo de las pataletas de Maduro... ¿No te parece?

-Porque la prensa colombiana es alcahueta como una cabra -le respondo-. La prensa le tapa a Uribe esas imbecilidades. Publica sobre la cumbre, publica sobre la reunión que en dicha cumbre sostuvieron Ordóñez, Uribe y Zuluaga; incluso, algunos columnistas critican la reunión de este "secretariado" de la ultraderecha; pero finalmente la prensa no publica nada sobre el bendito video.


El Secretariado de las Fuerzas Uribistas Reaccionarias de Colombia (Furc)
deliberando en las montañas de Miami


-Sí, leí sobre la reunión -me aclara ella-. Qué tal el santurrón del Ordóñez: prohibiéndoles a los funcionarios públicos actuar en favor del plebiscito y del proceso de paz, pero él mismo asistiendo a reuniones políticas en Miami...

Cuando la oigo decir Miami una idea se me trepa al cerebro: "¿Y si la invito a Miami un fin de semana y en la playa le digo que me fascina y que depilada se ve muy bien, y que ambos bikinis le quedan al pelo?". Rápidamente entro en razón: no tengo plata ni tarjeta de crédito ni pasaporte ni visa. ¡Ni mierda! Tengo tan solo ideas. Y voy a regalarle una a ella una en forma de comentario:

-No dar a conocer el video es una manera de desfigurar los hechos -le explico-. Cuando nuestros medios ignoran el video, el colombiano que ve la noticia relacionada con las denuncias de Maduro sobre los pedidos de intervención militar en Venezuela hechos por Uribe, el colombiano piensa sencillamente que todo no es más que paranoia de Maduro. Cuando no se publican todos los hechos, el contexto de las noticias se pierde. Y eso es una manera de informar mal, mejor dicho, de desinformar.

-¡#paridos! -exclama ella.

Es la primera vez en mi vida que veo a alguien pronunciar verbalmente una grosería utilizando el signo de numeral, tal como se estila en los hashtag de Twitter. Muy elegante y sofisticado.  Divina, la hembra. ¡Definitivamente me fascina!  Pero en vez de decirle de una vez por todas cuánto me gusta, cobardemente se me sale el político apasionado que llevo por dentro. Con mi mejor voz profesoral le digo:

- Y Uribe mismo se hace el pendejo con sus declaraciones sobre el llamado a la intervención militar.

-¿Por qué piensas eso?

-Porque no publicó el escandaloso video en Twitter. Se le arrugó al muy cobarde. Y publicó otro en el que hace un planteamiento moderado sobre el asunto, un video en donde asume una postura que no viola el derecho internacional.

-¿Y qué dice en este nuevo video?

-Hace un llamado a los soldados de Venezuela para que protejan  a la oposición y no impidan el proceso de revocatoria a Maduro. Personalmente creo que los problemas de los venezolanos los deben arreglar entre los venezolanos. Y deben arreglarlos bajo la ley y mediante el dialogo. En esa dirección tenemos que presionar a Maduro y a la oposición.

Nuevamente le paso mi celular para que vea el otro video. Al recibirme el teléfono, ella posa su mano sobre la mía por más tiempo de lo debido (exactamente uno coma cinco segundos). El corazón se me pone en modo agitado, la cabeza en modo avión.


-Te noto algo extraño, hombre -me dice la mujer de mis sueños, la que hace unos minutos veía tan solo como una amiga, la que hace unos segundos no me importaba con quien durmiera ni para quien se depilara-. Me miras raro, nene, como si quisieras decirme algo...

-No, nada especial, nena. Quería decirte que tengo que irme ya. Es que tengo que escribir un artículo. Se me acaba de ocurrir una idea, una historia...

-Ok. Chao. No olvides cerrar la puerta, por favor. Cuídate.

-Así lo haré, no te preocupes. Chao. Hablamos.

Salgo del apartamento rápidamente y cabizbajo. Avergonzado de haber botado una oportunidad. Cierro con cuidado la puerta, bajo len-ta-men-te las es-ca-le-ras... destilando infinita tristeza política. Acabo de descubrir mi lado uribista: ¡A mí también se me arruga!

@dicksalazar




LINKIPEDIA


Maduro acusó a Uribe de planear intervención extranjera en Venezuela. El Colombiano.

Estas declaraciones de Uribe desataron la furia de Maduro. El Siglo.com

¿Qué es la Cumbre Concordia?





No hay comentarios:

Publicar un comentario