Cuentos cortos de Busanito

Busanito escribe siempre cuentos cortos. Lo hace no por razones filosóficas, sino por un grave defecto psicológico: escribe breve para que no se le gaste el lápiz. Es un tacaño empedernido.

En un acto de rara generosidad (o de remordimiento), Busanito nos regala hoy  seis cuentos cortos... no, perdón: nos presta seis cortos cuentos... no, mentiras: nos deja leer seis de sus cuentos cortos. Disfrútenlos, pero háganlo rápido y a toda carrera, y no los lean más de una vez... para evitar que las letras de estos diminutos cuentos se le desgasten al pobre Busanito. ¡Que Dios se apiade de él!
  

DEUDA IMPAGABLE

-Cómo estás?
-Ahí, jodido. Muy endeudado.
- ¿Pero qué pasó?
- Es que Dios me ha dado muchas cosas en la vida… ¡Y no le he podido pagar!


EL GRAN SUSTO

Y Dios ordenó que del cielo cayera maná.

“¡Menos mal que sólo fue maná!”, dijo el asustado manatí.



SAGRADA PROPIEDAD

Con qué desfachatez la gente dice “Dios mío”.  ¡Como si eso fuera así! 

Pongamos las cosas en su sitio, digamos la verdad: Dios, realmente, es mío. 

Lo que ocurre es que yo, en un acto de generosidad,  se lo  presto a los demás.



ANIMALES PIADOSOS

Los  animales que más rezan son los oran-gutanes.



ARROGANCIA

Qué arrogante es la humanidad…

Inventó la palabra ateo para designar al hombre que no cree en Dios,

pero no ha inventado un término para designar al dios

que no cree en los hombres



REENCARNACIÓN
Si yo creyera en la reencarnación, juraría que esta oruga, al morir, reencarnaría en un tigre. Pero como no creo en la reencarnación, tan solo digo que esta larva al desaparecer, se transformará en una mariposa, es decir, en un ángel de alas coloridas.

1 comentario :