Análisis #969.Tuit de Samuel Azout Papu. Barranquilla.

-¿Qué te pasa?

-Estoy enfermo.

-¿Qué tienes?

-Me he vuelto un adicto...

-¿Un adicto?

-Sí, cada día necesito con desesperación analizar un tuit.

-¿Qué clase de tuits consumes?

-Preferiblemente políticos. De gente importante o anónima, de personas brillantes o sencillas. Me da igual. Lo único que necesito es un análisis de trino por día.

-¿Te fumas los tuits?

-No, no me los fumo. Me los inyecto por los ojos. Así me llegan directo al cerebro.

-¿Metes tuits para escapar de la realidad?

-No, todo lo contrario. Analizar tuits me sumerge en la realidad del país.

-¡Dios mio, estás temblando! ¿Tienes síndrome de abstinencia?

-No, por el contrario. Estoy temblando de alegría.

-¿De alegría?

-Sí, acabo de terminar el borrador de un análisis...

-¿De quién es el tuit que hoy te inyectaste?

-De un ilustre desconocido.

-¿De cuál de todos los ilustres desconocidos de este país?

-Del empresario y filántropo barranquillero Samuel Azout Papu.

-¿No es acaso quien fuera presidente de  Carulla Vivero S.A?

-Sí, el mismo. Muy ilustrado: licenciado en economía aplicada y gestión de empresas de la Universidad de Cornell (Gringolandia), magister en administración pública de la Escuela de Gobierno Kennedy de Harvard University, exconsejero presidencial para la Prosperidad Social del gobierno Santos, exdirector de la Agencia para la Superación de la Pobreza Extrema, etc, etc.


-¿Y, entonces, por qué dices que es un ilustre desconocido?

-Porque en el bajo mundo en el que yo me muevo, nadie conoce al man. Fíjate: don Lucho, el dueño de la tienda de la esquina de mi casa, no lo conoce; tampoco don Chucho, el dueño de la panadería del barrio, ni misia Leticia, la propietaria del minimercado. Nadie lo conoce. Ni siquiera la señora Julia, la presidenta de la Junta de Acción comunal, que tiene por oficio conocer a todo el mundo.

-Ok, entiendo. ¿Tienes el análisis del tuit aquí?

-Sí, lo tengo en este papel.

-¿Puedo leerlo?

- ¿Sabes leer?

-¡Obvio!

-Entonces, puedes leerlo. Está dentro de tus posibilidades...



ANÁLISIS #969 TUIT de S.A.P.  
Borrador


ADVERTENCIA: lea despacio y con mucha atención el siguiente tuit. Antes de leer mi análisis, por favor, haga el suyo propio.¡Tenga personalidad! Cuando lea mis reflexiones, le ruego lo haga con tolerancia, comprensión, compasión, misericordia, benevolencia, respeto por las ideas ajenas y, en general, con todas esas virtudes mentales y espirituales que le permitan a usted concederme -fácilmente- algo de razón. Mil gracias.  


Este tuit tiene una  peligrosa dosis de irrealidad histórica.

El trino plantea, de manera indirecta, que en las condiciones actuales,  la paz en Colombia se puede conseguir sin acabar el conflicto armado. Es un pensamiento "idílico" con tufillo a posiciones de derecha. María Fernanda Cabal plantea algo similar. Para ella "la única paz que puede haber en Colombia es fortaleciendo el Estado", construyendo carreteras, extendiendo los servicios de salud y fortaleciendo la policía judicial. Las demás cosas -los factores objetivos que causan la guerra y las desigualdades sociales- deben permanecer inalterables. (Ver link al final de este artículo).

La idea que subyace en el tuit de Azout podría plantearse en estas palabras:

"Si la paz llega por sí misma y automáticamente -al eliminar la corrupción y garantizar educación, trabajo y salud para los colombianos-, ¿para qué diablos, entonces, hacemos el proceso de paz con las Farc? ¡Los acuerdo de La Habana sobran!".

Es desenfocado desconocer que el primer escalón para la paz es el silencio de los fusiles.

Mamando gallo. Tengo una solución más sencilla, que nos evitaría hacer tantos cambios y reformas con el fin de acabar con la corrupción, ampliar la cobertura de la salud, la educación y demás carajadas. Bastaría tan solo una cosa: que todos y cada uno de los colombianos nos convirtiéramos al budismo. Y la paz (empezando por la paz espiritual) llegaría por sí misma y muy rápido: no llegaría a pie, sino en taxi; y no en los amarillos, sino en Uber. ¿Cómo le quedó el ojo? Si todos somos buenos y nos queremos, todo funcionaría bien. Piénselo.

Hablando en serio. A todas estas, una pregunta: ¿La paz llega o tenemos que salir a buscarla?

No me cabe duda de que si en el país acabamos la corrupción y a los colombianos se les brindara educación, trabajo y salud, el país mejoraría. Pero tal mejoramiento tendría un estrecho margen, mientras el conflicto armado persista. Por ejemplo: ¿de donde saldrían los recursos necesario para impulsar la educación, si gran parte del presupuesto se debe dedicar a la guerra?

Acabar la guerra trae por sí mismo beneficios al país, así la corrupción permanezca igual, así las posibilidades de trabajo, salud y educación para los colombianos no cambien de manera sustancial. Pero eso no es lo que cree Azout, tal como lo expresó al comentar un tuit del senador Jorge Robledo:





Lo grave y curioso es que el tuit del barranquillero Azout es contradictorio con los planteamientos que él mismo hizo en una columna que escribió el 24 de julio de este año:

"Estoy de acuerdo con las negociaciones de paz con las FARC. Las razones son sencillas: los conflictos, además de causar gran dolor humano, son un obstáculo para el desarrollo. Dicho de otra manera, la paz es condición necesaria para el desarrollo de los países, por lo cual debemos buscarla decididamente. Siempre".

Azout refleja la ambigüedad de la que adolecen en estos momentos muchos sectores. En el caso de él, el hecho demuestra dos cosas:

1. Que los ex altos consejeros del gobierno tienen derecho a ser incoherentes e indecisos. Como decían doña Anita y don Jaime, "ni chicha ni limoná".

2. Que las personas ilustradas tienen derecho a que sus profundos conocimientos les mamen gallo.
Por fortuna para la imagen del señor Samuel Azout, en mi barrio, nadie lo conoce...

@dicksalazar


AZOUT  RESPONDE
A las pocas horas de haber sido publicado este artículo, Samuel Azout publicó los siguientes tuits a modo de respuesta.



Así nos respondió Samuel Azout al comunicarle que habíamos insertado a este articulo sus dos tuits anteriores.



No nos queda más que aplaudir la caballerosidad de don Samuel.


LINKIPEDIA

El plebiscito por la paz. Samuel Azout. PCNPost

¿Quién es Samuel Azout? La Silla Vacia.

¿Por qué María Fernanda Cabal es de derecha? El Periódicko. Dick Salazar.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario