Desmanes de dos manes amangualados. Por @merv59


Produce cierta sorpresa la reunión  que Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, dignos representantes de la componenda y la manguala, sostuvieron para sellar la alianza por el No en el plebiscito por la paz. Ambos exmandatarios levitan... pero de diferente forma.

Al doctor Uribe lo confunden sus seguidores con el Sagrado Corazón y está en la obligación de hacer milagros. El doctor Pastrana en cambio, cada vez que habla o escribe, tiembla Venezuela. Pero a la oposición venezolana, por lo menos, no le ha dado por igualarlo con la Virgen de Coromoto.


En realidad ese par de dinosaurios han pasado del amor al odio varias veces. Andrés Pastrana fue embajador en los Estados Unidos durante la primera presidencia de Álvaro Uribe y tuvo que renunciar cuando armó tremenda pataleta, todo porque Uribe nombró a Samper embajador en París. De ahí en adelante quedaron los dos como enemigos y nos toco soportar a los colombianos los mutuos ataques, dignos de la intervención divina, para que le bajasen al tono. La monita Gurisatti brincaba del palacio de Nariño a la casa de Nhora, los niños y yo, mínimo tres veces al día.





Lo único que tienen en común este par de personajes, es que por ningún motivo quieren la paz y se oponen tercamente a la voluntad de la mayoría de los ciudadanos. Yo pago (al contado) para que alguien me susurre al oído el diálogo que sostuvieron para atacar de forma más contundente el proceso de paz. Va a tocar pedirle el favor al Espíritu Santo.  Bueno vale la pena hacer el esfuerzo de imaginármelo y para ustedes mis queridos lectores, quiero describirlo, rogando de corazón que este tipo de mangualas no se vuelvan a repetir.


- Mi doctor Uribe, vengo a rendirle mí más sentido homenaje porque solo usted ha logrado que sus seguidores lo adoren de tal manera que lo eleven vivo a los sagrados altares. Yo en cambio, como usted sabe, me toca conformarme con que los venezolanos crean a pie juntillas que mis buenos oficios son gratis y que defiendo a la derecha simplemente porque soy un buen demócrata.

- No se preocupe mijito, lo acojo como al hijo pródigo y le perdono todo lo que usted ha dicho de mí en el pasado. Tenemos un objetivo y es que no podemos permitir que el traidor de Santos se salga con la suya y logre la paz en Colombia. Ya estoy cansado de rogarle al Divino Niño de Atocha que me haga el milagrito y nada.





- ¿Qué hay que hacer doctor Uribe?

- Fácil mijito yo ya estoy un poco desgastado defendiendo a Andresito Arias por los milloncitos que rifó, y a otros de mis feligreses, perdón seguidores, todos inocentes y santos varones. Fíjate que me llegan pocas invitaciones y ya ponen cara de que apareció Godzilla cada vez que me doy un paseíto por las extranjas. Tú, en cambio, puedes utilizar la excusa de tu abnegada lucha contra la dictadura castro-chavista en Venezuela, y hablar con cuanto personaje miembro de organizaciones internacionales se te ocurra e inventar cualquier bestialidad sobre lo pactado en la Habana. Un consejo mijito, no vayas a gritar como Palomita porque eso solo a ella le luce, tú te le parecerías, pero en el momento del parto. Y ni de vainas vayas a comparar a las Farc con Isis, porque conozco a María Fernanda y te demandaría por derechos de autor. Puedes más bien utilizar la carita que tengo en el cuadro del sagrado corazón y con tu hablar pausado, que te hace parecer un hombre bien informado, denuncia que en Colombia la Far van a gozar de impunidad. Eso sí no te sonrojes y procura dejar la conciencia en tu casa. Esa, mi querido nuevo compinche, perdón aliado, no sirve en este momento para nada.

- Cuente conmigo, doctor Uribe, seré su más leal servidor.


Yo creo que estos dos expresidentes, libres ya de obligaciones y de compromisos, hubieran podido desarrollar una gran tarea quedándose en su casa en bata y pantuflas chupándose un Whisky , molestando a Nora, Lina, los niños y yo. No entienden la voluntad del pueblo, prefieren seguir levitando y flotando a media altura. Como un gran globo que está sujeto a la plataforma de la mediocridad política, de la manguala y la componenda. ¡Es triste!


Martha Elena Rangel
@merv59

    


LINKIPEDIA

No hay comentarios:

Publicar un comentario