¿Un pacto entre oligarcas? Por @Merv59

Causó cierto estupor ver al presidente Juan Manuel Santos y su flamante ministro de Defensa correr a reunirse con Álvaro Uribe Vélez, una vez lograron el nuevo Acuerdo en La Habana. 

"Bueno, lo hace por tener una deferencia con el opositor más representativo de los del NO", dijimos algunos colombianos.  

Esta vez, Uribe el tenebroso consultó sus declaraciones con el presidente Santos y pidió un plazo prudencial para revisar lo acordado. Extrañamente no se rasgó las vestiduras al enterarse que los integrantes de la mesa en La Habana firmaron el Acuerdo antes de darlo a conocer a los representantes del NO.

Esa calmada actitud de Uribe, la verdad sea dicha, es un poco sospechosa. Pero lo que definitivamente lo lleva a uno a ponerse como "esposa con rival en la mira", es el mutismo del senador Uribe ante las explosivas declaraciones del exdirector del CTI, Julián Quintana. 

Quintana declaró que la campaña presidencial de Oscar Iván Zuluaga fue infiltrada al mejor estilo de Nixon y el caso del Watergate. Vale la pena recordar que ese presidente tuvo que renunciar por hacer más o menos lo mismo con la campaña opositora. 

Ustedes me perdonan, pero es absolutamente inexplicable el silencio de Uribe ante semejante papaya. Permítanme, queridos lectores, especular un poco. Como ustedes sospecharán, todo esto ocurre a nuestras espaldas. 

Nuestro ministro de Defensa fue uribista de pura cepa. Y como les ha ocurrido a varios, se distanció durante el segundo periodo presidencial de Uribe, pero mantuvo cierto contacto. Con su habitual prudencia, el ministro estableció un puente entre Santos y el senador y se cocinó un pacto que me atrevo a denominar de oligarcas. 

Santos tiene el deber de sacar adelante los acuerdos de paz. Ya se dio cuenta que necesita que la derecha colombiana le abra un espacio a la construcción de un nuevo país, alejado totalmente de las balas. Uribe necesita sacar a sus alfiles y peones de la cárcel (en donde deberían seguir). Debe también garantizar que sus hijitos no sean tocados ni con el pétalo de una rosa. 

Lo del exministro Arias no es coincidencia, por fin le otorgaron la fianza y va a dejar de sentir en Miami tanto frío. Le dan asilo y listo, lo que pasó en Colombia dormirá el sueño de los justos. 

Santos está totalmente de acuerdo con Uribe y se ratificará el Acuerdo en el Congreso. Poco a poco van cumpliendo lo pactado. Ya casi sueltan a Ramos y bueno, dejo a su imaginación el detallar los otros puntos del Acuerdo. 

Este tipo de pacto de oligarcas ya se realizó, lo denominamos “Frente Nacional”, cuando Lleras Camargo y Laureano Gómez decidieron alternarse cada cuatro años el poder y poner fin a la guerra bipartidista 

¿Qué como le fue al pueblo? Pues mal porque se repartieron durante 16 años los puestos burocráticos y el presupuesto nacional. 

Pueda ser que de este nuevo acuerdo no vaya a salir de regalo un conejo para las FARC y la guerra para nosotros. Amanecerá y veremos.

Martha Elena Rangel

1 comentario :

  1. Lo que mas rareza produce es que esos congresistas que se rasgan las vestiduras por lo que hace uno u otro bando de mal politicos se hayn quedado en la demagogia mamerta de siempre. Hay un sueño y al parecer el pueblo lo debe conquistar sin los politicos.

    ResponderEliminar