Pesadas pesadillas

En la noche del sábado 25 de febrero de este año, tuve dos pesadillas de carácter continental que partieron en sendos pedazos mi larga y sufrida noche.

Son pesadillas internacionales que quiero compartir con ustedes, mientras me tomo este tinto hecho con café colombiano, a ver si me recupero de esta horrible trasnochada nacional.






Primera pesadilla

Soñé que el presidente Donald Trump en persona ordenaba que me retirara de manera inmediata de una sesión informativa que se llevaba a cabo en la Casa Blanca, a la cual había acudido yo como delegado de El Periódicko.com. No me parecía justa la orden, menos aún cuando yo ya me encontraba sentado en primera fila, con mi libreta de apuntes en una mano  y unas deliciosas palomitas de maíz, en la otra.

 De nada valió que en mi perfecto inglés yo le replicara al mandatario estadounidense:

" Mipisteper Pepelupuquípin: ¿Apacapasopo nopo sapabepe upusteped quipiépen sopoypi yopo? Sopoypi apamipigopo depe upun sepeñopor quepe epestupudipiópo epen epel copolepegipiopo copon Jupuapan Mapanupuepel Sapantopos, prepesipidepentepe depe Copolopombipiapa, epel papaípis supurapameperipicapanopo mápas sepervipicipiapal copon Gripingopolapandipiapa".

No había acabado de pronunciar mis contundentes argumentos, cuando un par de agentes de seguridad me agarraron por los brazos y me pusieron de patitas en la street

Pero del salón no salí alone: en solidaridad con El Periódicko.com, inmediatamente cinco medios de communication abandonaron la conferencia: CNN, The New York Times, Los Angeles Times y BuzzFeed. Por su parte, cuando la revista Time y la agencia Associated Press se enteraron del terrible hecho, se negaron a concurrir a la rueda de prensa en señal de protest. Thank you, colegas. Esos detalles enamoran.

En el salón de conferencias solo quedaron los medios más conservadores y ultragodos: el Washington Times, la web Breitbart, ABS, CBS, Fox News, entre otros.

Con dolor vi cómo los periodistas de estos medios se sonreían y carcajeaban cuando los guardias de seguridad me sacaban a empellones. Nunca olvidaré la cara de alegría de Claudia Gurisatti de RCN Televisión, al ver cómo el par de supermanes gringos me arrastraban sin misericordia hacia la door.

Tanta violencia sobre mi latina humanidad, tanta burla sobre mi sensible ser, terminaron por despertarme. Una vez se calmó mi sobresalto, volví a conciliar el sueño.




Segunda pesadilla

No habían pasado cuatro minutos después de haber cerrados mis ojos, cuando otra pesadilla inundó mi mente.

Soñé que el narcotraficante Joaquín Guzmán Loera alias 'El Chapo', jefe del cartel de Sinaloa  y extraditado a Estados Unidos en enero de este año,  se escapaba de  la prisión de máxima seguridad en la que está recluido en Nueva York.

Y lo peor: soñé que Guzmán huía por un largo túnel que había construido. El socavón arrancaba desde la Capital del Mundo e iba hasta Sinaloa, pasando  por debajo de un tramo del muro que separa a Estados Unidos de Méjico, de América Latina, de la pobreza y del Polo Sur.

Lo siento, mister Trump. Yo no escribo el libreto de mis sueños...

Y tú, Gurissatti: cuando llames a pedirme una entrevista sobre mis sueños, olvídate que te la concederé. La venganza es dulce.


@dicksalazar




LINKIPEDIA
Casa Blanca veta a medios en sesión informativa. El Tiempo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario