Una los desnuda, otra los viste. Por @KatySalaDel

Filosofía significa amor al conocimiento y ese es un amor que sí dura para toda la vida.

Estudiar filosofía seduce, es una disciplina que se acerca a los problemas fundamentales del ser y sobre los que todos en algún momento nos hemos hecho alguna pregunta. La existencia, la verdad, la moral, la belleza, la mente, el lenguaje...

Me enamoraban las ideas de cada pensador y una escuela reemplazaba a la anterior. Que si Platón, el mundo de las ideas como lo verdadero; que si Kant, sólo existen las cosas en cuanto afectan a lo subjetivo; que si Nietzsche, sólo lo sensible existe y declara que “dios ha muerto”; que si Heidegger, la verdad se manifiesta a través del arte. … ¡Apasionante!

La filosofía en su afán de explicar el mundo exprime cada idea, desnuda cada concepto. La literatura hace lo contrario.

Por ahí dicen que no estamos hechos de átomos sino de historias. Con el tiempo, me fui olvidando de exprimir ideas y de desnudar conceptos, tarea abstracta y difícil, para pasar a saborear historias. Y saboreando relatos, poco a poco, caí en el hechizo de la literatura.

La magia de la ficción consiste en atraparte en sus páginas con el fin de llevarte al final de cada narración. Y allí está el novelista, queriendo transmitir una idea que encierra en una historia. A una idea la ubica en el paisaje, a otra la viste de personaje, le pone un nombre, le da forma, le inventa un pasado y un futuro, le maquilla, le pone joyas, le pone tacones y le pinta un lunar en la cara, le embellece o le envilece.

La literatura en su afán de seducir al lector con sus historias, viste cada concepto.

Y aquí aparece la unión de las dos. Cautivados en el relato de una gran novela, imaginando los personajes, gozando de las descripciones y queriendo saber el desenlace, surgen nuestras propias reflexiones sobre los grandes temas; nos preguntamos sobre la existencia, el conocimiento, la verdad, la moral, la belleza, la mente, el lenguaje.

En las buenas historias se encuentran la filosofía y la literatura, no obstante, una desnuda los conceptos y la otra los viste.


Katy Salazar
@KatySalaDel




¡Y no falta quien se desnude para escribir historias y filosofar!


   

                                                               

No hay comentarios:

Publicar un comentario