El dios de la testosterona






Señor dios de la vida,
del amor, el sexo y la fidelidad:

Tú que me diste la testosterona
olvidaste enviarme el manual
de cómo domarla.


Señor dios de los monos:

Tú que inventaste la monogamia
¿por qué diablos me diste un alma semicánida, semiperruna?

Ante vuestras graves equivocaciones,
queridos dioses,
solo me queda un camino:

Convertirme yo mismo en el dios del cambio.


@dicksalazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario