La mariposa y el tiburón.





Yo no ahogo mis tristezas ni mis penas en alcohol.
No me alcanzarían las botellas...

Yo las ahogo entre una piscina de H2O.
Nadando, entrenando, nadando.

Voy a olvidarte entre el agua, mujer.

¡Nadar me salva!

Voy a olvidarte con ayuda del único insecto multicolor
acuático y volador que vive en este planeta:
El nado estilo mariposa.

Mágico: nadar mariposa me hace sentir un fiero tiburón.


Lo bueno:
No pienso en ti, pues a los escualos
les tiene sin cuidado las hembras humanas.

Amnesia tranquilizadora.


Lo malo:
La magia de sentirme un tiburón solo me dura una hora.

Cuando el cansancio me impide seguir nadando,
regresa la cruda realidad:

Vuelve aparecer el hombre
de escuálido corazón
que solo piensa en ti, maldita sea!

Memoria aniquiladora.


@dicksalazar




No hay comentarios:

Publicar un comentario