Otro Día de la Mujer. Por: @merv59

Es triste que para celebrar el día de la mujer, a un imbécil se le ocurrió marcar a su novia de la misma forma como se hace con el ganado. No sé qué nos pasa, ser mujer en Colombia es lo suficientemente difícil como para depositar nuestros afectos en patanes como ese señor. Es difícil por el simple hecho de nacer en una sociedad que tiene ya determinado un manual de funcionamiento para ser una buena fémina. La lucha constante por tanto, consiste en asumir el control de nuestro destino y votar a la basura el dichoso manual. Exploremos un poco su contenido:


Una mujer debe ser femenina y si la naturaleza la dotó, pues debe verse hermosa. Esto quiere decir que usted debe ponerse un sostén que ojalá tenga varillas para que sus senos se vean erguidos, utilizar medias veladas que permitan admirar sus piernas, además debe encaramarse en unos buenos tacones y caminar muy sensualmente con ellos. No olvidar el rímel, pintalabios, la base y el peinado. Es obligatorio que las uñas estén bien pintadas y el vestido sea perfecto. Invito a los diseñadores de moda, que traten de cumplir con todos estos requisitos, con el sueldito que normalmente nos pagan.

Una mujer debe tener buen humor, si no lo es, la sociedad dice que duerme enroscada. El día de cualquier mamá, inicia antes de las cuatro de la madrugada. Se levanta, prepara el almuerzo, el desayuno, tiende camas, alista loncheras, se coloca todo su ajuar, lleva los niños al colegio y llega a tiempo a la oficina. Imposible estar cansada, debe sonreír, aguantar al jefe, ser eficiente, volver a casa, atender los niños, ayudar a hacer tareas, prepara la comida, alistar uniformes, acostar a los niños y por fin descansar, para retomar sus deberes al día siguiente. Definitivamente algo le falta a la liberación femenina porque por ahora, lavamos los mismos calzoncillos, enceramos los mismos pisos y de ñapa ponemos para el jabón, así que no juzguen el humor.

Una mujer debe ser muy inteligente. Para el círculo de machos que a diario nos rodea, la mujer es bruta por naturaleza. No sabemos conducir y decimos babosadas. Según la Secretaría de Tránsito y Transporte, 5618 conductores hombres protagonizaron accidentes de tránsito por imprudencia. En el mismo lapso, solo se accidentaron 641 mujeres. Las cifras hablan por sí solas.

Y qué decir de las babosadas, para la muestra un piropo de esos que ofenden a cualquier mortal. Recuerdo uno que estuvo muy de moda en Bogotá: “Huy mamacita, si como camina hace el arroz, me le como hasta el pegao”. ¡Babosos! En realidad solo un piropo me ha hecho reír y lo dijo Lucas Caballero, el famoso Klim: “Su secretaria es un bombón con unas piernas y un en qué sentarse dignos de alternar con su precioso equipo de lactancia”.

Todo lo anterior lo hemos sufrido por años y somos tan valientes que poco a poco hemos modificado el manual. Existen hombres que se comportan como buenos compañeros de camino, se involucran en los deberes del hogar y nos dejan realizarnos. Ya no necesitamos machos cabríos que nos golpeen o nos marquen como reses. Merecemos ser amadas, respetadas y admiradas. No entreguemos el control de nuestra vida a un cafre de poca monta.

Martha Elena Rangel

No hay comentarios:

Publicar un comentario